lunes, 13 de julio de 2020 12:43
Politica

PSE-EE defiende el desmantelamiento de Garoña como una oportunidad para el empleo sostenible en las comarcas afectadas

|

La secretaria de general del PSE-EE, Idoia Mendia

Ander Gi ve "un acierto" de un "Gobierno valiente" iniciar ahora el proceso de desmantelamiento

La secretaria de general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha defendido este viernes que el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) puede suponer una "gran oportunidad" para las comarcas afectadas por el cierre de la central con el impulso de empleo "sostenible", que genere "valor añadido y permita que nuevas personas vayan a vivir a esas comarcas".

Mendia ha participado este viernes junto al portavoz del Grupo Socialista en el Senado y senador por Burgos, Ander Gil, y la secretaria general de los socialistas alaveses, Cristina González, en una charla telemática sobre el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos).

La Empresa Estatal de Residuos (Enresa) presentó este pasado jueves al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico la documentación en la que solicita la transferencia de la titularidad de la central de Garoña, así como la autorización para iniciar la primera fase del desmantelamiento de la planta burgalesa, algo que podría comenzar en 2022 y que tendrá un coste estimado cercano a los 470 millones de euros.

Mendia ha defendido que el desmantelamiento de Garoña es "un claro ejemplo de cómo hacen política los socialistas", y ha subrayado que tanto en Burgos como en Álava, han llevado a cabo una "pelea muy larga y sostenida en el tiempo, defendiendo políticas medioambientales".

"Ya sé que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene que atender lo urgente, pero creo que es importante que hoy pongamos de manifiesto que también está atendiendo a las cuestiones pendientes desde hace mucho tiempo. El Gobierno no se para", ha señalado.

Asimismo, ha subrayado que además de pedir el cierre, los socialistas han hecho "un pacto por la reactivación económica" de la comarca afectada por el cierre de Garoña.

Mendia, "a pesar de que estamos viviendo una gran crisis fruto de la pandemia por covid-19 y que desconocemos un poco cuáles van a ser todas sus consecuencias", cree que "los caminos trazados por el Gobierno de Pedro Sánchez con mucha valentía y sobre todo, con la transición ecológica, podemos aprovechar y transformar la crisis en una gran oportunidad.

"Todo este periodo que se va a abrir en las comarcas afectadas por el desmantelamiento de Garoña podrán quizás ser también oportunidades de nuevos empleos de empleo sostenibles, de empleos que generen valor añadido y que quizá permita que nuevas personas vayan a vivir a esas comarcas", ha señalado.

Mendia ha subrayado que los socialistas han defendido el cierre de Garoña "siendo gobierno y oposición" y ha recordado que la primera iniciativa que presentó el PSE en esta legislatura que acaba de acabar en Euskadi solicitaba el fin de Garoña.

"Fue un Gobierno socialista el que puso fecha de fin a Garoña; fue también un gobierno socialista quien ha decidido el cierre de Garoña; y está siendo un gobierno socialista quien va a iniciar el desmantelamiento de la central nuclear", ha insistido.

Además, ha insistido en que "solo los socialistas hemos llevado nuestro compromiso con la ciudadanía a que sea real y lo hemos hecho colaborando entre territorios, que es también una forma de hacer política que sólo los socialistas entendemos".

En este sentido, ha defendido que es necesario "seguir haciendo camino desde la colaboración, desde el alineamiento de las políticas tan importantes como el medio ambiente, la sostenibilidad de nuestro planeta", y ha recordado que el Gobierno central está trabajando en la aprobación de la Ley del Cambio Climático, "una ley que va a ser revolucionaria para todos los sectores y también para el medioambiental".

CERRADA EN 2017
El portavoz del Grupo Socialista en el Senado, Ander Gil, por su parte, ha recordado que la central burgalesa se desconectó de la red en el año 2012, cerró en el año 2017 "a pesar de los intentos del PP" y, en la actualidad, se encuentra en su fase de desmantelamiento, proceso que tendrá un periodo de una década y que se estima que tendrá un coste de 468 millones de euros.

En la actual situación de "inestabilidad económica", ha destacado que este proceso de desmantelamiento se va a llevar a cabo por la empresa pública Enresa. "No estamos hablando de desmantelar un pabellón ganadero, estamos hablando de desmantelar una central nuclear que tienen, en este momento, combustible nuclear gastado dentro de sus instalaciones", ha indicado.

Por ello, cree que "dejar en manos del mercado, de empresas privadas que pueden verse sometidas a presiones o inestabilidades no es una buena idea". "Creo que es un acierto y una enorme responsabilidad de un Gobierno valiente como el de Pedro Sánchez, haber asumido en este momento iniciar este proceso de desmantelamiento desde la asunción de esta tarea por parte de una empresa pública", ha defendido.

También ha defendido que se trata de una decisión "comprometida" porque el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico quiere "convertir este proceso en una oportunidad" y generar "alternativas económica" en las comarcas burgalesas de Miranda de Ebro o las Merindades.

Asimismo, ha destacado que quienes van a hacer frente al coste del desmantelamiento, estimado en 468 millones de euros, son quienes se han estado lucrando durante décadas de la explotación de las centrales nucleares. "Este dinero va a salir de un fondo que han ido aportando las de empresas energéticas que han explotado las centrales nucleares", ha indicado.

El senador por Burgos Ander Gil ha defendido que el PSOE, "más allá de las cuestiones puntuales" de cada territorio, cuenta con "un proyecto de país" y un modelo energético "distinto". "Nosotros venimos hablando del cambio climático desde hace mucho tiempo y es necesario impulsar modelo de desarrollo energético diferente en nuestro país y que para eso había que ir tomando algunas decisiones dolorosas como supone cerrar una empresa", ha indicado.

Tras recordar que el gobierno del PP "intentó paralizar" el cierre de Garoña porque "cuenta con un modelo energético distinto, basado en el facking y en alargar la vida de las nucleares hasta los 60 años", ha criticado que con Garoña "intentaron modificar la legislación para que las centrales nucleares de nuestro país, en contra de lo que están haciendo la mayor parte de países europeos, continuarán funcionando hasta los 60 años, más allá de los 40 años de su diseño".

Por último, la secretaria general del PSE-EE de Álava, Cristina González, ha destacado el trabajo realizado desde el PSE de Álava para reclamar el cierre de Garoña y ha destacado que su cierre se consiguió con un gobierno socialista.

EMPLEO VERDE
González ha afirmado que el proceso de desmantelamiento "va a dar trabajo a muchas personas" y cree que va a dar tiempo a "buscar una alternativa para la zona" con el impulso de "empleo verde". "La transición energética nos va ayudar a cerrar la central, pero también a buscar otras alternativas y otro tipo de empleo para la zona", ha subrayado.

La secretaria general de los socialistas alaveses ha recordado que Burgos tiene más personas empleadas en la central nuclear de Garoña, mientras que en Álava solo se ve afectada Ribera Baja, pero ha recordado que los ayuntamientos alaveses, por su cercanía con la central, "siempre han estado pendientes y han tenido que tomar sus medios para estar protegidos frente a cualquier problema y surgiera".

"Hoy es un buen día para celebrar que empieza el desmantelamiento de una central, que además atraer más trabajo en una primera fase, y que luego nos va a dar tiempo para ver qué posibilidades tenemos de nuevos empleos y de nuevas actividades en la zona", ha señalado.

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil