domingo, 5 de julio de 2020 09:29
Salud

La pandemia que confinó a Europa en la Edad Media

|

La situación que está viviendo la sociedad con el coronavirus parece totalmente nueva en la humanidad, que no ha encontrado un espejo en épocas recientes para responder de forma adecuada a la pandemia. Sin embargo, sí existió una enfermedad que obligó a todo el continente europeo a confinarse, y con síntomas mucho más severos que el Covid-19: la peste bubónica. 


Plague  buboes


En el Siglo VI, el imperio Bizantino estaba camino de recuperar la vieja gloria perdida del imperio romano. Para ello, el emperador Justiniano decidió reconquistar los territorios perdidos y volver a dominar el "mare nostrum". Se anexionó las islas del Mediterráneo (Sicilia, Córcega, Cerdeña y Baleares, recuperó Italia y arrebató algunos territorios a los visigodos en el sur de la Península Ibérica. 


Sin embargo, después de la gloria llegó el desastre. Alrededor del 540 a.C, el imperio se vió forzado a abandonar sus conquistas y a atender a un asunto mucho más relevante: la llegada de la peste bubónica. 


El virus, que provenía de África, llegó a las calles de Bizanzio a una velocidad vertigionsa. "En aquel tiempo se declaró una epidemia que de poco no acaba con todo el género humano de la que no hay manera posible de dar ninguna explicación con palabras, ni siquiera de pensarla, salvo remitirnos a la voluntad de Dios”, escribió entonces Procopio de Cesaréa, un consejero del general Belisario.


El narrador afirma que la enfermedad siempre se expandía de la costa hacia el interior, estando activa durante todas las estaciones del año.


La enfermedad se paseó por Europa, África del Norte, el Imperio Sasánida (Persia) y llegó hasta China, alcanzando todo el mundo conocido por Occidente en ese momento. A los enfermos les salían bulbones en el cuerpo, que son como ampollas gigantes. En aquella época, contraer la enfermedad significaba una muerte segura, ya que la mayoría de los enfermos carecían de cualquier atención sanitaria. 


Al final, la población no le quedó más opción que confinarse en sus casas. "No era nada fácil ver a alguien en los lugares públicos, al menos en Bizanzio. Todos los que estaban sanos se quedaban en sus casas, cuidando a los enfermos o llorando a los muertos", explica la historiadora Jordina Sales Carbonell en un artículo recogido por La Tercera


UN DESASTRE ECONÓMICO

La peste bubónica, además de llevarse por delante la salud de los habitantes de Bizanzio, también arrasó su economía. "Las actividades cesaron y los artesanos abandonaron todos los empleos y os trabajos que llevaban entre manos", explica Sales. 


Además, las autoridades fueron incapaces de responder ante sus ciudadanos, que empezaron a carecer de recursos básicos como pan o cualquier otro alimento. Al final, la pandemia de la peste se unió a la de la pobreza y el hambre, dejando muchas más víctimas mortales por el camino. 


relacionada Se detecta un brote de peste negra entre los pumas del parque Yellowstone

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil