jueves, 24 de septiembre de 2020 23:01
Economía

Indra y la Armada usan la Inteligencia Artificial para mejorar el mantenimiento de buques de nueva generación

|

Fragata F100 de la Armada Española

La empresa de tecnología y consultoría Indra ha probado con éxito en colaboración con la Armada Española uno de los primeros sistemas de Inteligencia Artificial (IA) que existen en el mundo con capacidad para aprender por sí solo y tomar decisiones tal y como haría un ser humano, con el objetivo de mejorar el mantenimiento de buques de nueva generación.

En un comunicado, Indra detalla que el demostrador ha sido diseñado para predecir fallos y mejorar el mantenimiento y disponibilidad de los buques de última generación de la Armada y asegura que se trata de una de las primeras soluciones que lleva del terreno experimental al práctico la conocida como IA 'no supervisada', hasta ahora restringida principalmente al ámbito de la investigación académica.

Este tipo de inteligencia se diferencia de la supervisada en que la máquina, en lugar de aprender el procedimiento que debe seguir para resolver un problema, aprende a detectar los problemas y a aplicar las operaciones lógicas que todo ordenador domina para llegar a la solución por sus propios medios, sin ayuda humana y sin necesidad de que se le indique cómo hacerlo.

En el caso del proyecto Soprene, los ingenieros de Indra enseñaron al sistema a entender cómo funcionan los motores de las fragatas F100 y los Buques de Acción Marítima (BAM) con un enorme grado de detalle y precisión.

La compañía explica que, a partir de esta información, el sistema fue capaz de detectar desviaciones del funcionamiento normal y predijo las averías y fallos que las embarcaciones han sufrido en los últimos cinco años.

Para realizar las pruebas y comprobar la precisión de los resultados, Indra contó con el histórico de datos almacenados en el Centro de Supervisión y Análisis de Datos Monitorizados de la Armada (Cesadar) en Cartagena, entidad de referencia en España en el uso de técnicas de predicción de averías mecánicas que ha impulsado y dirigido técnicamente el proyecto Soprene dentro de la Armada desde 2018.

El potencial de la tecnología no supervisada es mucho mayor que el de la supervisada y ofrece grandes ventajas para el mantenimiento de los buques más avanzados y de nueva generación, ya que es un sistema universal, dado que puede adaptarse a distintos sistemas, y que es capaz de llegar a resultados que no han sido predefinidos ni se conocen a priori.

Además, incide en que no depende de registros de averías del sistema que supervisa para entrenarse y puede detectar las averías de mayor gravedad, ya que, al no depender de un registro de fallos, el sistema es capaz de prever averías que el buque no ha sufrido nunca antes y que tampoco pueden reproducirse de forma intencionada en un laboratorio porque resultaría demasiado costoso o catastrófico para el buque.

Para la Armada el empleo de esta tecnología supone una importante ventaja operativa, ya que podrá planificar las misiones con mayor precisión y adelantar o posponer reparaciones según convenga. Indra, por su parte, se sitúa en una "posición de liderazgo" en un área de conocimiento que transformará todos los ámbitos de la tecnología.

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil