viernes, 22 de enero de 2021 19:40
Opinión

NADA ES BLANCO O NEGRO

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Vista general del pleno en el que se debate la moción de censura planteada por Vox, en el Congreso de los Diputados.


Estamos ahora en una situación de radicalización exasperante. Se ponen etiquetas y se simplifica todo demasiado: es blanco o negro; es bueno o malo; o piensas como yo o eres mi enemigo; la izquierda es buena y la derecha es mala, todo o nada; la izquierda es comunista y la derecha demócrata; y así podríamos hacer una larga lista donde solo se puede ser dos cosas y no precisamente coincidentes, sino opuestas. Sin embargo, la realidad es que las cosas no son ni blancas ni negras, porque sino no existiría el arco iris. Quienes creen que las cosas son blancas o negras se creen poseedores de la verdad absoluta, cuando no la tiene nadie. Los seres humanos no son los dioses del Olímpo. 


Las personas cuyo pensamiento oscila entre el blanco y el negro defienden sus posturas de manera inamovible, con una gran rigidez, lo que hace imposible el dialogo con ellas por no estar dispuestas a cambiar de opinión.


La vida está llena de colores que no son excluyentes, sino aglutinadores. Todos son necesarios para una buena armonía, relación y hasta convivencia. Cegarse con el negro o el blanco es ir de un extremo a otro y ya se sabe que los extremos siempre son malos: representan la intolerancia, el despotismo, la tiranía, de la que tantos ejemplos hay en este mundo cada vez más complicado gracias a la mano de los reyes de la creación que son el hombre y la mujer.


El arco Iris representa los siete colores de la vida que los pintores han ido aumentado a lo largo de la historia a través de sus obras pictóricas. Las distintas culturas y civilizaciones han considerado el Arco Iris como un símbolo mágico de buena suerte y de anuncio de que la paz ha llegado. Después de la tormenta, llega la calma, y el Arco de colores que separa el cielo de la tierra anuncia el fin de la lluvia.


Por eso, en la política española debería aparecer el Arco Iris después de la tempestad que se viene produciendo hace ya demasiado tiempo. Con el péndulo oscilando entre el blanco y el negro se ha dejado fuera al resto de colores. ¿Estamos pues metidos de lleno en el blanco o en el negro? ¿Eso quieren hacer ver algunos con las afirmaciones tendenciosas de los dos bandos? ¿Representa la izquierda el blanco/buenos y la derecha española el negro/malo?, o al revés, la izquierda es mala, ¿yla derecha es buenísima? Entre el blanco y el negro está el Arco Iris que da vida y representa la pluralidad. La cuestión es que ni todo es blanco, ni todo es negro, ni unos son buenos, ni los otros son malos, unos son hijos de sus padres porque en muchas ocasiones los padres son de derechas y los hijos de izquierdas, o al revés, los padres de izquierdas y los hijos de derechas. Las etiquetas son para colocar el precio de las cosas, no para ponerlas en la frente de aquellos que piensan diferente. Nada es blanco o negro, hay más colores para elegir. Quien piensa de esa manera, los define como personas de dudosa tolerancia y demócratas de boquilla.


Nuestra forma de pensar está filtrada por el color del cristal con el que miramos, esto es, nuestra perspectiva limita el conocimiento que tenemos de la realidad así que “Todo depende del color del cristal con que se mire”. 


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil