miércoles, 6 de julio de 2022 09:37
Economía

Se dispara la oferta de yates de lujo en construcción debido a la guerra en Ucrania

|

Windstar anuncia la inversión de 250 millones de dólares para la mejora de yates

Yates en alta mar | @EP


La situación de incertidumbre que se vive en el mundo debido a la guerra en Ucrania ha provocado que muchos sectores hayan entrado en crisis. Pero como en todo, siempre hay algun sector se beneficia y uno de ellos es el de los yates de lujo. Las sanciones impuestas por los países de Occidente a los oligarcas rusos no solo afectan a sus propiedades actuales sino también a las futuras.  Además de permitir la inmovilización de los buques de recreo privados de los magnates rusos, las sanciones también están afectando a los superyates en construcción.


De la noche a la mañana, los constructores navales no pueden aceptar ningún tipo de pago procedente de alguno de los afectados de la élite rusa por las medidas. Sería lógico pensar que esta situación podría suponer un serio problema para los constructores navales, pero no está siendo el caso. Los constructores están recibiendo múltiples ofertas para hacerse cargo de estas embarcaciones a medio construir. Para ciertos ricos, esta es una oportunidad para saltarse algunos puestos en la lista de espera para conseguir un superyate. 



Según un informe de SuperYacht Times de 2021, los rusos representar el segundo grupo más importante de propietarios de buques de recreo privados en el mundo y, es por ello, que se supone que deben de haber muchas embarcaciones a medio construir en los astilleros. Desde el inicio de la guerra en Ucrania, ya son muchos las embarcaciones de lujo que han sido inmovilizadas. 


Por ejemplo, Estados Unidos ha prohibido a sus ciudadanos trabajar en el superyate Dilbar, de 600 millones de dólres; del magnate Alisher Usmanov. Italia también ha incautado un megayate de 578 millones de dólares, propiedad del multimillonario Andrey Melnichenko. España ha hecho los mismo con tres megayates: el Valerie, en Port de Barcelona; el Lady Anastasia, en Port Adriano; y el megayate Crescent, abanderado en las Islas Caimán y de 135 metros de eslora y 21 de manga, según ha informado el Ministerio de Transportes.


Ante esta situación, algunos oligarcas rusos han optado por trasladar sus embarcaciones de lujo a zonas más seguras para sus propiedades. Uno de ellos ha sido Roman Abramovich, dueño del Chelsea, que al parecer, habría trasladado su superyate Solaris de 513 millones de euros a las aguas de Turquía. El segundo buque de recreo privado de Abramovich, el Eclipse, se encuentra atracado frente a las costas de Argelia.


En otras ciudades del mundo, los ricos también temen por sus yates pero no a causa de las sanciones a oligarcas rusos sino a consecuencia de las restricciones ante el aumentos de casos de coronavirus. Los residentes ricos de Hong Kong se han apresurado a vender o enviar sus yates y coches de lujo fuera del territorio chino. 


Las empresas especializadas en el transporte marítimo y la intermediación aseguran que las consultas y las reservas han aumentado conforme los expatriados hacían planes para huir de Hong Kong. El mes pasado, una empresa trasladó 53 coches desde la ciudad a Reino Unido y otras 47 personas han realizado reservas para las primeras semanas de marzo. Según datos de My Car Import que recoge el Financial Times, esta cifra duplica el número de vehículos enviados en el mismo periodo del año pasado.


Un aumento similar están experimentado las empresas de transporte de yates. Charles Massey, de Sevenstar Yacht Transport, destaca la diferencia con el volumen de envíos realizados el año pasado. En 2021, la empresa transportó menos de 10 yates fuera de la ciudad. Solo en lo que va de mes, han enviado 5 embarcaciones al extranjero. Además, se han incrementado las consultas para sacar yates de Hong Kong, con destino a Phuket, a Singapur, a Europa. El transporte de un buque de recreo privado puede costar entre 200.000 y 1 millón de dólares. En cuanto al número de yates puestos a la venta, la cifra ha aumentado entre un 20% y un 30% en comparación con el mismo periodo del año anterior, de acuerdo a los datos de Asia Boating Limited.


OLIGARCAS RUSOS EN ESPAÑA BUSCAN VENDER O MOVER SUS INMUEBLES


Mikhail Fridman

Es un magnate ruso, que es el dueño del 77% del accionariado de los supermercados Día y del banco ruso Alfa Bank. El oligarca es considerado por la UE como "uno de los principales financieros de Rusia y facilitador del círculo más próximo a Putin", aunque ha tratado de desmarcarse de la decisión de Putin de invadir Ucrania.

También ha buscado desaparecer de la cúpula de Dia, dejando el consejo de LetterOne, la instrumental con la que tomó los supermercados en febrero de 2019. Stephane Ducharme, ejecutivo germano-americano alfil de Fridman, sin embargo, sigue controlando la cadena de distribución.


Vagit Alekperov

Es ex Ministro de Petróleo de la Unión Soviética y presidente y máximo accionista de Lukoil, la petrolera segunda de Rusia.

Alekperov, de 72 años, creó este emporio a partir de tres campos de petróleo caucásicos que le cayeron en las manos cuando se disuelve la URSS.

El empresario pertenece al núcleo más próximo a Putin. La mañana del 24 de febrero, de hecho, trans iniciarse el ataque en Ucrania, el Presidente ruso llamó en Alekperov a su presencia, junto con otros 12 oligarcas.


Andrey Molchanov y Sergey Chemezov

El primero, magnate de la construcción y el negocio inmobiliario que ocupa varios cargos públicos bajo el paraguas de Putin, ocupa el megayate, Aurora, en el puerto de Barcelona.

Todo, concretamente en el astillero de MB92 del Puerto, desde donde se recalan los barcos más lujosos del mundo para someterse a labores de mantenimiento y refit, también está el megayate de Chemezov. Este oligarca es un viejo amigo del autócrata ruso desde que ambos trabajaran para la KGB en la Alemania Oriental, y ahora está al frente del conglomerado público Rostec, una de las piezas clave del complejo militar-industrial ruso.


Viktor Vekselberg

Por último, en el Puerto de Palma de Mallorca, otro millonario ruso tiene atracado su yate, el Tango.Viktor Vekselberg. Nacido en Ucrania y amigo de Putin, es uno de los hombres más ricos de Rusia; en concreto, el cuarto.

Según la revista Forbes tiene una fortuna de 9,3 mil millones y ocupa el puesto 262 en el listado de personas más ricas del mundo. Posee el emporio de aluminio más grande del mundo y fue el responsable de crear el Silicon Valley ruso.

Vekselberg es presidente de la empresa de gestión de activos Renova Group y en 2018 fue sancionado por EE UU por ser uno de los oligarcas cercanos a Putin.

Su barco atracado en España, el Tango, valorado en unos 150 millones de euros, cuenta con 77 metros de eslora.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE