sábado, 6 de junio de 2020 22:12
Economía

Competencia da un paso más en busca de la liberalización del sector del taxi

|


Era algo que se llevaba cocinando los últimos meses. Como preludio tuvimos el regreso de la aplicación Uber el pasado miércoles día 30 – como UberX--, tras quince meses desde que un juez suspendiera en todo el territorio nacional su actividad, con conductores profesionales como escudo legal para poder operar y con precios un 30% más baratos que la media.


La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido interponer un recurso contencioso-administrativo contra dos normas que, en su opinión, limitan la entrada y la capacidad de competir de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), reducen la competencia en el mercado de transporte urbano de viajeros y afectan negativamente a los precios, la calidad, la innovación y, en definitiva, al bienestar general.


En concreto, el recurso se interpone contra las restricciones a la competencia incorporadas en el Real Decreto 1057/2015, de 20 de noviembre de 2015 y en la Orden FOM 2799/2015, de 18 de diciembre, "ambas perjudiciales para el interés general", según indica la CNMC en un comunicado.


El pasado 14 de enero, la CNMC envió al Consejo de Ministros un requerimiento de anulación de varios artículos incorporados en el Real Decreto 1057/2015. A su vez, el pasado 9 de febrero, formuló un requerimiento al Ministerio de Fomento solicitándole la eliminación de varios artículos incorporados en la Orden FOM 2799/2015.


Dado que ninguno de estos dos requerimientos previos "ha sido respondido ni motivado por el Ministerio de Fomento", en consecuencia, la CNMC ha decidido interponer el citado recurso contencioso administrativo "dirigido a mejorar ambas normas y remover las restricciones injustificadas a la competencia que perjudican a los consumidores, las empresas, los autónomos y al propio sector público", alegan.


La CNMC recuerda que está legitimada para impugnar los actos de las administraciones públicas y las normas con rango inferior a la ley que sean contrarios a los principios de promoción de la competencia efectiva y a la regulación económica eficiente. En este caso, la CNMC actúa en el marco del artículo 27 de la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado.


LIBERALIZACIÓN DEL SECTOR


Entre los principales obstáculos a la competencia establecidos en el Real Decreto y en la Orden Ministerial, que en opinión de la CNMC deben ser eliminados por no estar suficientemente justificados, se encuentran los límites cuantitativos a las licencias de VTC, la obligación de contratación previa del servicio y la prohibición de competir de forma directa en la vía pública.


También estima que deben eliminarse las restricciones geográficas a la prestación del servicio que fragmentan el mercado nacional, el establecimiento de un número mínimo de vehículos para operar y una serie de restricciones "innecesarias y discriminatorias" para los nuevos entrantes relacionadas con la representatividad y la antigüedad de los vehículos.


Para el organismo que preside José María Marín Quemada, todas estas limitaciones son contrarias a los principios de promoción de la competencia efectiva y la regulación económica eficiente establecidos en la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado y en la Ley 3/2013 de creación de la CNMC.


"Estas barreras carecen de justificación social, obstaculizan la competencia efectiva en el transporte urbano de pasajeros en todo el territorio nacional, afectan negativamente a la innovación y, por todo ello, reducen el bienestar general. En consecuencia, la CNMC considera que deben ser eliminadas en aras de un mejor funcionamiento de la economía española", concluye.


Es sabido que la CNMC es proclive a liberalizar sectores como el del taxi en España, que permita “eliminar esas barreras para que puedan entrar más agentes y para que compitan entre ellos”, según la opinión de María Sobrino, subdirectora de Estudios e Informes del departamento de Promoción de la Competencia de la CNMC.




"Si analizamos la evolución de las licencias concedidas en España, que se conceden prácticamente desde 19800 hasta ahora, observamos que el número de licencias prácticamente no ha variado”, una argumentación que le vale a Sobrino para calificar al sector del taxi como “un monopolio”.


Una postura que pone en pie de guerra al gremio de taxistas, que desde hace semanas –y no solo en España—protestan contra aplicaciones como Uber o Cabify, a las que acusan de practicar competencia desleal. Por eso, el recurso de la CNMC de este jueves vendrá a encender aún más los ánimos de este sector y anuncia nuevas movilizaciones. 


relacionada La CNMC recomienda liberalizar los sectores del taxi y apartamentos turísticos

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil