miércoles, 20 de noviembre de 2019 17:50
Editorial

EL MIEDO DE LOS SOCIALISTAS CATALANES

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952


Psc

(Foto: Mesa del Parlament de Catalunya // David Pérez, del PSC, el segundo por la derecha)


El socialismo catalán ha ido perdiendo año tras año, legislatura tras legislatura, el empuje con el que sus fundadores anduvieron el camino, casi siempre lleno de espinas, que les convirtió, en compañía, indispensable y determinante de sus socios españoles, en un partido con millones de votos e importantes líderes en Catalunya, donde han podido trasformar los ayuntamientos y hacer política de izquierdas en las instituciones donde tenían algún representante o gobernaban directamente.


Pero eso se acabó. En la Calle Nicaragua, no queda nadie comparable a Pasqual Maragall, o a Ernest Lluch, o a Pallach o a mi admirado Joan Raventós. Solo sobreviven los profesionales de la política, que guardan con insensata ferocidad sus escasos sillones de poder en busca de una jubilación dorada o de un cargo bien remunerado en lugares de segundo nivel. El valor se ha perdido y por ser así, se evita el mojarse en los temas más delicados, y la consigna es “con la que está cayendo, virgencita, que me quede como estoy”.


El último signo de ese miedo insuperable a ser socialista y comportarse como tal, lo volvimos a tener en el Parlament catalán donde, estos días, los miembros de la mesa están contestando al Constitucional a requerimiento del Alto Tribunal sobre la presunta desobediencia de la cámara por el grave asunto de “la secesión unilateral” ala que dio evidente amparo la Presidenta, Carme Forcadell. Pues bien, el representante del PSC y secretario segundo de la mesa, según ha declarado a El País entregará un informe en el que relatará, tan solo, su actuación parlamentaria y obviará completamente la cacicada cometida por la señora Forcadell, a la que sus “amigos políticos” quieren convertir en la heroína del procés, arrastrando a los catalanes a un enfrentamiento indeseado de desgraciadas consecuencias. Y, mientras eso hace Don David Pérez, siguiendo las instrucciones de la Ejecutiva del PSC, el representante de Ciudadanos y vicepresidente segundo de la citada Cámara, escribe al Constitucional que su Presidenta cometió “fraude de ley” y que literalmente, a sus varios requerimientos de que se cumpliera el mandato del Constitucional, la Señora Forcadell le dio largas y le tomó el pelo. El valor y la honradez de Don José María Espejo-Saavedra no ofrecen ningún género de dudas y, sus votantes deben, ahora mismo, sentirse legítimamente orgullosos de su coherencia política. 


Y ahora yo le pregunto a Miquel Iceta, al que considero un político inteligente, y es el primer Secretario del PSC. Señor Iceta ¿y los votantes socialistas cree Vd. que a la vista de lo anterior también lo estarán?

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil