lunes, 25 de marzo de 2019 10:29
Editorial

GALICIA 'É UN SENTIMENTO'

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

Galicia bandeira


Hoy toca escribir sobre Galicia. Siempre que lo hago ojeo un poema de un viejo y admirado amigo del que este año se ha acordado ¡por fin! la muy Real Academia Galega da Lingua. Hablo, naturalmente, del poeta de la Terra Chá, el gran, enorme e inmortal, Manuel María.


Hace unos años, durante la Transición, esta muy sencilla y buena persona, ponía voz desde Monforte, el pueblo de mi padre, a las noticias que cada semana, con mucha paciencia y mejor criterio, recopilaba sobre esa Galicia de la que no hablaban los periódicos de la época, en un programa de radio que en galego habíamos creado en Radio Miramar de Barcelona y que salía en antena las 11 en punto de la mañana de cada domingo. Un día de estos le escribiré un libro a mi nieta para que lo guarde para la posteridad.


De aquella época me vino el trato continuado con quien ha escrito uno de los libros más maravillosos que podemos leerle a nuestros niños y que a quien escribe estas líneas le sigue emocionando profundamente: ‘Os soños na gaiola’.


Galicia somos nós:

a xente e mais a fala,

se buscas a Galicia

En ti tes que atopala!


El domingo ‘esa xente’ que tanto quería Manuel María, toda esa gente, la mayoría ya muy mayor ¡una vez más! va a las urnas. Y según dicen las encuestas, lo va a hacer en una clave parecida a la que "impidió" que Alexandre Bóveda saliera diputado por Ourense en otras elecciones celebradas en tiempos de la República.


La historia de nuestro pueblo ha tardado demasiados años en recuperar la memoria de aquel ourensano al que la barbarie fascista asesinó un 17 de agosto. No vivimos esa época donde los pucherazos estaban a la orden del día, pero los políticos gallegos de entonces iban a Madrid a hacer carrera, como ahora lo hacen otros cuyos nombres todos conocemos, sin que logren que su verdadera patria haya cogido el tren de la prosperidad del que disfrutan otras comunidades históricas de esta España de naciones sin Estado.


Así las cosas, y como uno no puede votar en la tierra de sus ancestros, solo le queda aceptar desde la diáspora los resultados de las urnas con entereza, respetarlos y ser generoso en el comentario con sus compatriotas, elijan lo que elijan, y volver a la pelea el lunes que es 26.


Aunque sé que, esta vez, nuestra modesta contribución es mayor que otros años, ya que en este 2016 hemos logrado abrir un diario llamado Galiciapress, con redacción en Santiago, con las dificultades que eso supone en los tiempos que corren.


Para este editor ha sido su manera más galega de poner el hombro para que Galicia llegue a ser lo que Castelao vislumbró en su ‘Sempre en Galiza’ y que mi añorado Isaac Diaz Pardo nos contaba a mi esposa y a mí delante de una taza de café en Santiago, cuando recordaba a su padre, también asesinado, y al propio Castelao, al que de jovenzuelo, según nos decía, recriminaba su "moderación galeguista".


Galicia ‘é un sentimento’ que nace y muere con uno mismo, y eso es una verdadera gozada. Por eso, ahora que ha llegado el momento de expresar democráticamente su amor por la tierra que les vio nacer y en la que tienen la suerte de poder vivir, piensen en las futuras generaciones y, por favor, voten Vds. lo que de verdad desearían para Galicia…


Y a los de las encuestas y a los que las manipulan ¡que les den!

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil