domingo, 17 de noviembre de 2019 11:17
Editorial

EL PRESIDENTE DE GALICIA

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

Feijoo


Alberto Núñez Feijóo presidirá Galicia en los próximos cuatro años, un hecho relevante, no solo para la política gallega, sino también para la de todo el Estado. Precisamente hoy en Madrid se escribe bastante sobre el papel que Rajoy reserva a su amigo Feijóo en la reunión de presidentes autonómicos en la que España se juega, no solo, gran parte de su estabilidad económica, sino también la constitucional, tan cuestionada desde Catalunya y desde Euskadi.


Para los rotativos de Madrid, el Presidente de la Xunta tendrá pronto un papel determinante en la búsqueda de consensos interregionales, en los que los dineros de las autonomías han de repartirse con enorme delicadeza y los conceptos de nación o lengua pueden jugar a la contra de un pacto autonómico con futuro, no solo porque Galicia, Catalunya o Euskadi disientan de los demás, sino, sobre todo, porque una sensibilidad patriótica a flor de piel mantiene beligerantes y en estado de alerta a muchos políticos con despacho en Madrid, que tienen un concepto de Estado bastante trasnochado y, por todo ello, bastante inútil.


Recuerdo que cuando Manuel Fraga volvió a Galicia y, como Trump, ganó por mayoría absoluta las elecciones autonómicas contra todos los pronósticos y todos los partidos y medios de comunicación, este periodista hacia las maletas para salir, una vez más, de su Galicia natal para volver a Catalunya y reiniciar nuevos retos profesionales. En aquella ocasión extraordinaria, un colega de Madrid me llamó para preguntarme que significaba esa victoria política, que había pillado, como lo de Norteamérica, a todo el mundo con el paso cambiado. 


Recuerdo, como si fuera hoy, que mi respuesta fue muy contundente y simple: "Significa, amigo mío, que, de repente, Galicia, a nivel de interlocución política, se ha colocado a la misma altura que Catalunya y Euskadi porque el carisma como ‘hombre de Estado’ que puede tener Pujol lo acaba de recuperar de golpe mi tierra con Fraga". Mi interlocutor, un colega muy conocido, guardó unos segundos de silencio pensando que quien se lo decía nunca se había manifestado fraguista sino más bien todo lo contrario, esbozó una sonrisa y me soltó: “Eres un jodido gallego, pero tienes razón”.


Hoy, salvando las diferencias generacionales y orígenes políticos de ambos Presidentes, vuelvo a decir lo mismo. El Presidente Feijóo se ha ganado por votos ese papel de hombre de Estado que tuvo su histórico antecesor y debe desempeñarlo sin complejos y con la autoridad moral de que, por su propia voluntad, se ha quedado en su tierra, porque, de no querer hacerlo, su partido y su Presidente nacional se verían, ahora mismo, en serias dificultades para volver a gobernar el país y, eso, pocos presidentes de autonomía pueden decirlo. Además, con el añadido relevante que sobre ese tema ha guardado un muy edificante silencio. Vamos, que no ha presumido de su hazaña electoral. 


Así pues, bienvenida sea esta nueva etapa en su vida política y que, ojalá, la misma, sirva para darle un toque gallego a la gobernanza nacional, que estoy seguro, será muy diferente a la de Mariano Rajoy porque ambos también son muy distintos aunque militen en el mismo partido. Y que ese "trabajo de moderador" ayude sobre todo a Galicia a salir de la crisis definitivamente con una legislatura de prosperidad y, sobre todo de empleos, muchos empleos. Y si se acaba el AVE, mejor que mejor.


Desde este diario le ayudaremos cada día, criticando las malas decisiones de su Gobierno y defendiendo todas aquellas cosas que beneficien a la sociedad gallega por la que hemos apostado al crear en Press Digital Group, el joven diario de nombre GaliciaPress, que empieza a andar el último con la vocación de pelear con los primeros en fraternal competencia.


Enhorabuena Presidente y que su trabajo al frente de la Xunta sea todo un éxito para Galicia.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil