lunes, 14 de junio de 2021 17:23
Politica

Técnicos de Hacienda señalan que las nuevas medidas fiscales son el inicio de más subidas de impuestos

|

Montoro impuestos


El colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) avisa de que las nuevas medidas fiscales aprobadas este viernes por el Consejo de Ministros solo suponen un primer paso hacia más subidas fiscales durante la actual legislatura.


Aunque respaldan el aumento impositivo de casi 5.000 millones, entienden que es solo una primera fase para reducir el déficit público, que inevitablemente tendrá su continuación el próximo año, a no ser que se refuerce realmente la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.


En concreto, los técnicos señalan que este primer paquete de medidas fiscales representa apenas un 9,5% de la recaudación diferencial de casi 54.000 millones que separan a España con la media ponderada de la Unión Europea. Sobre este diferencial, explican que España recauda por el IRPF 17.673 millones menos; 5.000 millones menos por las rentas del capital, 4.346 millones menos por el Impuesto sobre Sociedades, 512 millones menos por tabaco y alcohol y 247 millones menos por los diferentes impuestos medioambientales.


En este sentido, aunque Gestha reconoce que estas medidas aumentarán la tributación de las grandes sociedades en 4.300 millones --lo que reducirá casi en su totalidad el diferencial de este impuesto con Europa--, resalta que no hay aumento de la carga impositiva, sino simplemente se difieren a los próximos años las posibilidades de compensar bases imponibles negativas y deducciones para evitar la doble imposición, con lo cual los 4.300 millones que ahora se ingresan, se dejarán de ingresar en el futuro. Por tanto, se trata de medidas "simplemente coyunturales" para cumplir el objetivo de déficit.


Como ya señaló el colectivo, desde el inicio de la crisis la recaudación por Sociedades se ha hundido un 55% desde los 44.823 millones recaudados en 2007, lo que supone una pérdida acumulada de ingresos en los últimos ejercicios de 173.000 millones de euros.


Por otra parte, Gestha respalda la subida de 350 millones en los impuestos de tabaco y bebidas alcohólicas, ya que España que ocupa el lugar vigésimo primero en el ranking europeo con menor imposición, pero advierte de que estas subidas suelen reducir el consumo. Por lo tanto, este aumento de la recaudación se verá disminuido en el tiempo, al igual que sucederá con el nuevo impuesto sobre bebidas carbonatadas y azucaradas.


En el caso de los refrescos, España recoge así las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las que urgía a los países a gravar estas bebidas en beneficio de la salud de los ciudadanos. Por lo tanto, los técnicos de Hacienda ven en estas medidas una forma de fomentar hábitos saludables entre la población, más que una manera de reducir el déficit.


CASI 1.00 MILLONES POR PATRIMONIO


En este paquete de medidas fiscales, Gestha destaca también la prórroga del Impuesto sobre el Patrimonio que permitirá a las comunidades autónomas recaudar 937 millones, si bien recuerdan que la Comunidad de Madrid pierde 660 millones anuales al no exigir este tributo a 15.532 madrileños que atesoran el 25,2% del patrimonio total de España.


Por otro lado, los técnicos aclaran que aunque el Gobierno ha anunciado un plan de transformación de la Administración Pública para 2017-2019, no se han especificado las medidas para lograr el ahorro de 900 millones, simplemente se ha limitado a esbozar que dará continuidad al plan CORA en la gobernanza pública, nuevas tecnologías, empleo público y racionalización de las estructuras del sector público. Sin embargo, los técnicos denuncian que no se aborda la reforma fundamental del funcionamiento y estructura de la Intervención General de la Administración del Estado, para potenciar y hacer más efectivo y eficaz el control del gasto público y de las subvenciones.


Por último, Gestha echa en falta concreción para lograr los 500 millones anunciados por el aumento en los resultados de la lucha contra el fraude llevada a cabo por la Agencia Tributaria Estatal (AEAT), al tiempo que siguen sin concretarse las medidas contra el fraude comprometidas en la investidura para lograr otros 1.000 millones.


El colectivo de técnicos aplaude la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros, medida que ha venido defendiendo desde 2004, pero avisa de que si bien obstaculizará el fraude fiscal, no lo eliminará. Además, apunta que el Gobierno también debe reducir "notablemente" el límite a los pagos en metálico permitido a los ciudadanos no residentes en España, que actualmente está en 15.000 euros y es "demasiado generoso".


En cuanto a la remisión telemática de los registros de facturas del IVA que obligará a las grandes empresas a informar de forma automática a la Agencia Tributaria de las transacciones realizadas, los técnicos indican que no es una medida de lucha contra el fraude, sino una información que se podrá explotar en eventuales comprobaciones.


Rajoy montoro


TRASLADA AL CONTRIBUYENTE TODO EL AJUSTE


Por su parte, la Unión de Contribuyentes (UC) ha valorado "muy negativamente" las nuevas medidas del Gobierno en materia tributaria, que implican a su juico "un importante recrudecimiento de la exacción fiscal a los ciudadanos y a las empresas, junto a una considerable pérdida de libertad para todos los contribuyentes".


La UC critica que el Gobierno del PP, "con la colaboración necesaria del PSOE y de Ciudadanos", ha optado por trasladar a los contribuyentes la totalidad del ajuste necesario para cumplir con las exigencias de la Unión Europea.


En su opinión, había una opción "más justa y mucho menos nociva" para todos que consistía en realizar el ajuste por el lado del gasto, y particularmente suprimiendo o enajenando agencias, organismos y empresas de titularidad pública.


"Sin embargo el gobierno Rajoy, con Cristóbal Montoro reconfirmado en su papel de azote de los contribuyentes, ha optado por aumentar la recaudación a expensas de todos e incrementar hasta extremos inauditos la caza de brujas contra empresas y particulares por vías telemáticas", denuncia.


Así, estima que aunque el Impuesto de Sociedades sea el tributo menos impopular, su incremento por la vía de la eliminación de deducciones perjudica a todos, porque obliga a las empresas a encarecer sus productos y servicios, reducir sus compras a proveedores (dañando así a infinidad de pymes y autónomos) y frenar su contratación "en un país tan necesitado de crear puestos de trabajo".


Además, considera que subir las cotizaciones que pesan sobre la contratación "es una medida suicida que nos impedirá salir del pozo de desempleo masivo en el que estamos inmersos".


DAÑOS DE LA SUBIDA DE IMPUESTOS ESPECIALES


Paralelamente, indica que la subida de los impuestos especiales afecta directamente a millones de personas y perjudica notablemente a varios sectores productivos, "pero además limita la libertad personal al inmiscuirse en las decisiones de consumo de los ciudadanos". "En particular, gravar de forma especial las bebidas azucaradas daña a sus productores pero también a la hostelería y al sector azucarero, y constituye una injerencia ilegítima del Estado en la libertad de los consumidores", agrega.


La UC califica la implantación del "insidioso" sistema de Suministro Inmediato de Información -para informar del IVA en tiempo real- como "un golpe sin precedentes" a las libertades, y estima que la reducción a 1.000 euros del tope a los pagos en efectivo, lejos de combatir la delincuencia, "agrede a los autónomos y a las micropymes --haciendo peligrar una parte de la actividad económica del empleo o autoempleo en determinados sectores--, así como a infinidad de consumidores pertenecientes a los segmentos de renta más baja".


La Unión de Contribuyentes expresa su temor por la deriva que cabe esperar en los meses inmediatamente posteriores, habida cuenta del aumento del techo de gasto autonómico "y de la nula voluntad de recortes en las restantes administraciones públicas".


"El Gobierno se ha quitado definitivamente la careta y Mariano Rajoy aparece ante los contribuyentes como su enemigo declarado", ha declarado Juan Pina, presidente de la Unión de Contribuyentes.


"Este Gobierno, responsable en los años anteriores de la mayor subida de impuestos de nuestra democracia, parece decidido a seguir asfixiando a los contribuyentes sin importarle el sufrimiento generalizado ni la pérdida de riqueza y empleos que sin duda provocarán las medidas adoptadas", ha manifestado, añadiendo que "la obsesión enfermiza de Cristóbal Montoro con el control de las transacciones de los ciudadanos revela una mentalidad autoritaria digna del Gran Hermano de la novela 1984 de George Orwell".


"La transparencia que debemos exigir es la de la Administración ante nosotros, los contribuyentes que la costeamos, y no a la inversa", ha concluido.

relacionada La CEOE augura que las medidas tributarias aprobadas por el Gobierno lastrarán la economía
relacionada El Gobierno aumenta la previsión de crecimiento y prevé una fuerte caída del paro

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil