viernes, 10 de julio de 2020 06:10
Editorial

A VUELTAS CON LA LUZ

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

FacturaLuz 3


Llevamos los periodistas varias semanas dándole vueltas al precio de la luz. Las grandes tertulias de televisión recogen acalorados debates sobre el tema, mientras que el Gobierno y sus Ministros, se acantonan en lugar seguro defendiendo la bonanza de la factura eléctrica que, en un primer momento, era de responsabilidad exclusiva de las empresas suministradoras y ahora, ya no tanto, ya que la opinión publicada y también la pública, comienza a recoger otra variable no menos importante como lo es "la urgente necesidad de una bajada del IVA de la factura de la luz", al ser éste servicio también de primera necesidad, especialmente para la mayoría de los ciudadanos, como lo pueden ser las berenjenas o las sardinas o el tan encuestado pollo de granja.


En este jueves de las Puras, de los Puros y de las Purificaciones, llega al Parlament de Catalunya, como una premonición, la comparecencia de uno de los directivos con más caché de las empresas suministradoras que se han visto envueltas en una polémica interesada. Se supone que los políticos intentarán darle duro y en la cabeza, para tapar, primero, sus negligencias y luego, la barbaridad de impuestos que son incapaces de quitarnos de un recibo que solo lo entienden los eruditos, pero que está claro que deja sin servicio a las personas más vulnerables y arroja mucha cal sobre la gestión privada de la luz y el gas.


Haciendo de abogado del diablo, a mí me gustaría que quienes nos gobiernan, donde sea, que hicieran pedagogía social, predicando con el ejemplo y sobre todo, haciendo uso del sentido común, y que luego esa manera de gobernar llegara a las grandes empresas, para que así, entre lo público y lo privado pudieran acometerse, sin dilación, todas aquellas reformas que ya se hacen imprescindibles en el control y distribución de la energía.


Me temo que, por ahora, los malos van a seguir siendo los mismos y los que se esconden detrás de un grupo parlamentario se seguirán lavando las manos con agua mineral y luego, a la hora de dejar los cargos, buscarán afanosamente un puesto de relevancia en el Consejo de administración de la Red o de otras grandes corporaciones, como el que le acaban de otorgar a dedo al ex Director de la Guardia Civil, Fernández Mesa, por cierto, un viejo y entrañable amigo del llamado clan del PP gallego del Presidente Mariano Rajoy, el que dijo hace poco que tiene que llover para que bajara el precio de la luz. 


Con esos sueldazos de puerta giratoria, también hay que acabar, y descontarlos, por supuesto, de las facturas que nos envían a casa. Todo suma y todo resta.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil