viernes, 23 de agosto de 2019 19:22
Sociedad

Los mediadores del desarme de ETA declaran ante la justicia francesa

|

ETA 5


Al día siguiente del desarme de ETA, los mediadores han tenido que dar explicaciones a la justicia francesa. Los miembros del Comité Internacional de Verificación declaran en varias localidades del País Vasco francés.


Las citaciones llegan después de que los verificadores fueron los encargados de informar a la Fiscalía de Bayona donde estaban los ocho escondites de armas de la organización.


Los jueces los toman declaración como testigos tanto los verificadores como los observadores que estaban en los zulos donde se ocultaba el arsenal. Quieren obtener más detalles sobre las armas y quién las facilitó.


Esto contrasta con la reacción de la justicia española hace tres años. Entonces, el grupo de verificadores que presentó en Bilbao una pequeña entrega de ETA, fueron llamados a declarar por la Audiencia Nacional.


PRUEBAS DE 224 ATENTADOS


La justicia española pidió a la francesa que les hiciera llegar toda la información del arsenal encontrado. La Audiencia Nacional quiere saber si algunas de las armas estarían relacionada con algunos de los 224 atentados de ETA que quedan por resolver. Parece complicado que puedan aportar ningún tipo de luz porque se supone que las armas entregadas habrán sido revisadas por la organización armada para que no les pueda incriminar.


En cuanto al armamento, una primera inspección indica que faltarían unas 40 pistolas de la partida robada por ETA, en el año 2006, en Vauvert. Fuentes antiterroristas ya calculaban que la dirección de ETA podía haber perdido el control de algún depósito.


Lo que también se daba por supuesto es que ETA no entregaría nada del material que tiene por falsificar matrículas y documentos para que los activistas que quedan todavía necesitan moverse en la clandestinidad.


ANÁLISIS Y DESTRUCCIÓN EN UNA BASE MILITAR


En paralelo, la policía francesa ya ha comenzado a analizar y certificar el contenido exacto de los ocho zulos. El arsenal de armas y explosivos ha sido trasladado a una base militar francesa donde, una vez realizados los peritajes, está previsto que sean destruidas las cerca de tres toneladas entregadas de material para fabricar explosivos.


La localización de los escondites no representó ningún problema y se pudo hacer con rapidez con la ayuda de los voluntarios que, a indicación de los llamados Artesanos de la Paz, esperaron en los ocho zulos, vestidos todos con chalecos reflectantes.


relacionada ETA podría completar su disolución en verano tras casi 60 años de existencia
relacionada ETA desvela una lista de 8 depósitos de armas repartidos por el suroeste de Francia

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil