domingo, 19 de septiembre de 2021 19:07
Internacional

Unicef denuncia un aumento de niños usados por Boko Haram para cometer atentados

|

UnicefdenunciaunaumentodeniosusadosporBokoHaramparacometeratentados


El número de niños utilizados para cometer atentados "suicidas" por parte del grupo terrorista Boko Haram a la región del Lago Chad ha aumentado drásticamente el 2017, hasta el punto que en lo que va de año se ha recurrido a esta práctica en casi el mismo número de ocasiones que durante todo el 2016, según ha denunciado este miércoles el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).


Según la agencia de Naciones Unidas, durante el primer trimestre del 2017 se ha recurrido a un total de 27 niños para cometer atentados, frente a los nueve que se usaron durante este mismo periodo el año anterior.


"Durante los tres primeros meses de este año, el número de niños utilizados en ataques con bombas es casi igual al número de todo el año pasado. Es el uso más horrible de los niños en un conflicto", ha denunciado la directora regional de África Occidental y Central de Unicef, Marie-Pierre Poirier.


Desde el 2014, según el informe 'Una desgracia silenciosa: liberando las voces de los niños atrapados en la crisis del Lago Chad', se ha utilizado 117 niños para llevar a cabo ataques con bomba en lugares públicos en Nigeria, el Chad, el Níger y el Camerún. En concreto, hubo cuatro casos el 2014, 56 el 2015, 30 el 2016 y 27 sólo hasta marzo de este año, según Unicef, que ha subrayado que la mayoría de las veces se ha utilizado niñas para estos ataques.


Como consecuencia de este hecho, ha lamentado Unicef, se ve con un creciente temor a las niñas, a niños e incluso los bebés que están en mercados o en lugares de control, puesto que se piensa que pueden traer explosivos. "Estos niños son víctimas, no perpetradores", ha sostenido Poirier, defendiendo que "forzarlos o engañarlos al hecho que cometan estos actos horribles es condenable".


Por otro lado, el informe, que se publica tres años después del secuestro de más de 200 niñas en una escuela secundaria en Chibok, en el norte de Nigeria, recoge testimonios preocupantes de niños que fueron capturados por Boko Haram y muestra como estos niños son acogidos con profunda sospecha cuando vuelven a sus comunidades, ha explicado la agencia de la ONU.


ESTIGMA Y MIEDO


Muchos de los niños entrevistados explican que mantienen en secreto el que han vivido porque tienen miedo que se los estigmatice, o incluso de represalias violentas por parte de su comunidad. Algunos guardan silencio y se alejan por miedo a ser rechazados y estigmatizados.


En lo referente a esto, Unicef está trabajando con comunidades y familias para luchar contra el estigma que existe contra los supervivientes de violencia sexual, y para construir un entorno protector para niños que han pasado por el trauma del secuestro.


Por otro lado, Unicef ha resaltado los retos a los cuales se enfrentan las autoridades locales con los niños que han sido interceptados en los lugares de control y traídos a custodia administrativa para ser interrogados e investigados, aumentando por eso la preocupación por los largos periodos de custodia.


Según ha indicado, el 2016 casi 1.500 niños estuvieron bajo custodia administrativa en los cuatro países, y 592 niños todavía están esperando a ser liberados.





COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil