martes, 11 de diciembre de 2018 16:16
Deportes

El Barça pone las cosas en su sitio a pesar del empate

|

Messi 8

Messi peleando con Guedes


Recuerdo cuando el Leicester ganó la Premier League, que coincidió con el más laureado periplo europeo del Atlético de Madrid, llegando a dos finales de Champions. Lo que todo el mundo ve como proeza no es más que una victoria por defecto, ser el tuerto en el país de los ciegos, ser lo menos malo de entre lo peor.


Que el Leicester ganara la liga inglesa o que el Atleti fuera un equipo tan "temido" no es mérito suyo, sino demérito de los demás. Cómo tendría que estar Europa para que los de Ranieri, entonces, ganaran la liga y para que los rojiblancos tumbaran a todo lo que se ponía por delante. Piénsenlo, porque es todo una gran farsa.


Esta noche, en Mestalla, ha pasado más o menos lo mismo. El Valencia está haciendo una campaña magnífica en liga, marcha segundo y ha ganado muchos partidos, persiguiendo a un Barça que no pierde ni a las canicas, pero aún así hay que criticarles. 


En todo bar cutre de parroquianos amigables, donde se cuecen los intringulis del fútbol, la etiqueta que se le pone al Valencia es: "En la segunda vuelta pincharán y terminarán en UEFA". De eso es de lo que se ha encargado el Barça en este partido. De abrir los ojos de la gente y de hacer ver que si el Valencia está ahí no es mérito suyo, sino demérito de los demás. Esa ha sido la primera parte.


Y cómo tendrá que estar la Liga Santander para que el Valencia vaya segundo. El meneo en la primera mitad por parte de los de Ernesto Valverde es total. Que no juega a nada, que aburre hasta a las palomas. Pues el baño de juego ha sido de líder a aspirante, de maestro a alumno. Y con un gol de Messi vergonzosamente no señalado por el árbitro, que irá directo a la nevera.


Lo demás no importa. Al Barça no es que le hayan anulado un gol, es que no se lo han dado, directamente. Todo lo demás es fruto del más menos del fútbol, de lo imperfecto y lo injusto que es. Esas cosas que tiene el fútbol que lo hace igual de incomprensible que el tabaco: tan asqueroso como adictivo.

relacionada El Barça supera a una gran Juve por 3-0

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil