jueves, 22 de agosto de 2019 21:58
Sociedad

​Ver porno aumenta las probabilidades de divorcio

|

Porno y matrimonio


La gente es más propensa a divorciarse cuando ve porno.


Un nuevo estudio sugiere que el consumo de pornografía en el matrimonio aumenta las probabilidades de divorcio.


Las personas casadas que empiezan a ver porno tienen el doble de probabilidades de divorciarse en los años siguientes que las que no lo hacen.


Y las mujeres que comienzan a ver porno tienen tres veces más probabilidades de separarse, según un estudio presentado en la American Sociological Association el 22 de agosto.


Eso sí, el porno parece tener un impacto menos negativo en el matrimonio si las parejas lo ven juntos.


El estudio también señala que dejar de ver pornografía reduce la probabilidad de que las mujeres se divorcien, pero no así en el caso de los hombres.


Si bien los efectos de la pornografía en las relaciones han sido muy discutidos en la literatura académica, este es el primer estudio que analiza el efecto sobre la estabilidad conyugal.


Los autores usaron datos como la felicidad conyugal, el consumo pornográfico y el estado civil entre 2000 personas, en tres períodos diferentes, centrándose en los participantes cuyos hábitos de observación pornográfica se alteraron durante ese período -si veían porno en la primera entre vista, luego lo dejaron y si no lo hacían comenzaron a verlo-.


Las mujeres que empiezan a ver porno durante el matrimonio se divorcian el triple


El análisis reveló que el 11% de las personas que empezaron a ver porno entre los dos primeros períodos se divorciaron la segunda vez que fueron entrevistadas.


Entre las mujeres que empezaron a ver porno solas, la proporción de divorcios fue del 16%.


Se observó que las mujeres que ya veían porno y que después lo dejaron eran tan propensas a divorciarse como las que mantuvieron el hábito.


En el caso de los hombre se observó que las probabilidades de divorcio eran muy similares tanto si dejaban de verlo como si no.


Eso sí, los autores del estudio constataron que son tan pocos los hombres que renuncian a la pornografía que el tamaño de la muestra era demasiado pequeño para ser fiable.


Los hallazgos también sugieren que el efecto del porno en el matrimonio parece ser más fuerte entre las personas más jóvenes y menos religiosas que inicialmente declaran niveles más altos de felicidad conyugal.


Los resultados de este estudio plantean dudas sobre si la gente casada que empieza a consumir pornografía lo hace por que no son competamente felices en su matrimonio. 



relacionada Los divorcios representan ya casi un 95% del total de disoluciones matrimoniales
relacionada Erika Lust convierte en películas tus "confesiones" sexuales

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil