martes, 21 de noviembre de 2017 10:56
Opinión

Recordar el pasado en votar por el futuro

Eva Parera
Eva Parera

Miembro de la permanente de Unió Democrática de Catalunya y portavoz adjunta

Domingo tenemos la oportunidad de demostrar a Europa que los catalanes y las catalanas somos europeístas, queremos contribuir activamente en la construcción de Europa, pero que, además, queremos ejercer nuestro derecho a decidir el 9 de Noviembre.

Domingo tenemos la oportunidad de demostrar a Europa que los catalanes y las catalanas somos europeístas, queremos contribuir activamente en la construcción de Europa, pero que, además, queremos ejercer nuestro derecho a decidir el 9 de Noviembre. Una cosa no quita la otra, a pesar de que haya quien lo quiere vender así. El catalanismo político ha sido por definición europeísta porque ha encontrado en Europa la libertad y la modernidad que a menudo ha faltado en el resto del Estado español en los últimos siglos.

Además, es la oportunidad de hacer ver a quien se opone a la consulta que continúa creciendo el clamor de una inmensa mayoría de catalanes y catalanas vuelo el 9 de noviembre . Una gran participación y un gran apoyo a los partidos que apoyan la consulta hará que la lectura sea inequívoca.

Pero, dicho esto, también hay que recordar que no sólo votamos en clave nacional para afianzar nuestra voluntad de ejercer el derecho a decidir el 9 de noviembre. También nos jugamos la representación que Cataluña tendrá en Europa. En este ámbito es importante hacer memoria y recordar que si la crisis económica ha sido tan profunda, no sólo ha sido por el comportamiento de los mercados internacionales, sino también por la pésima e irresponsable gestión de los gobiernos del tripartito ( PSC , Iniciativa y ERC ) que llevaron el país a la ruina.

Ciertamente, no ha ayudado nada la actitud cada vez más recentralizadora del gobierno del PP ni la asfixia económica que el ejecutivo popular ha practicado sistemáticamente contra Cataluña, pero también debemos reconocer nuestros errores. Y, especialmente en el terreno económico, los gobiernos del tripartito no fueron sólo un error, sino un auténtico disparate, ya que se dedicaron a estirar más el brazo que la manga día sí, día también. Las consecuencias ya las hemos podido ver y sufrir estos años de duros ajustes para enderezar lo que el tripartito había rasgado.

Conviene, pues, tener presente a la hora de votar el domingo que ordena lo que los otros estropean. Hay que reconocer también que este no es otro que el gobierno del presidente Mas, el de CiU. Hay, por tanto, hacer confianza a nuestro presidente para que salga fortalecido, tanto para poder seguir gobernando el día a día, como , sobre todo para poder demostrar que tras su liderazgo hay una importante mayoría del país que quiere una Cataluña próspera, rica y plena y que clama para que esto se plasme en las urnas el próximo 9 de noviembre.

Un mal resultado de CiU será interpretado por los enemigos de la consulta como un debilitamiento del proceso y un voto de castigo contra el presidente Mas y su liderazgo. Debemos ser conscientes de que no nos lo podemos permitir.

Eva Parera , miembro de la permanente de Unió y portavoz adjunta de CiU en el Senado

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil