miércoles, 18 de octubre de 2017 06:01
Opinión

La fotito, la coalición y la rotura

Robert Pastor
Robert Pastor



Una demostración más del oasis vasco actual es la media broma que se ha permitido el diputado de Amaiur, la coalición nacionalista navarra, en su petición al gobierno de Rajoy en el Congreso de los Diputados.

Una demostración más del oasis vasco actual es la media broma que se ha permitido el diputado de Amaiur, la coalición nacionalista navarra, en su petición al gobierno de Rajoy en el Congreso de los Diputados.

Concretamente pide que el ejecutivo español pase cuentas de la tarea de intercesión de Santa Teresa de Jesús por España (afirmación que hizo el ministro Jorge Fernández) el papel de la Virgen María de Rocío en la salida de la crisis (al cual se refirió la titular de Trabajo, Fátima Báñez, y si se han advertido "mejoras" al ministerio de Interior desde que condecoró la Virgen de Pilar.

Para rematar la interpel·lació, y ya más cerca de la seriosidad, Iñarritu se pide, más que pide, si con esto se respeta la aconfesionalidad del Estado que figura a la Constitución, o se prevé impulsar que se acontezca un estado confesional.

En otro ámbito, el PNB da por prácticamente cerrada la repetición de la lista conjunta con Convergència i Unió para las próximas europeas, un golpe que Esquerra ha descartado la lista conjunta de las fuerzas soberanistas, porque no todas estaban dispuestas a entrar.

Para Itxaso Atutxa, la presidenta del nacionalismo vasco tradicional, la repetición es "un escenario natural" y para renovarlo no hacen falta muchas reuniones, porque los contactos entre las partes son constantes.

Una tercera novedad coincide con una situación generalizada a la "piel de bravo", cuando a bajas y distanciamientos del Partido Popular. Se trata de la escisión del Col·lectivo de víctimas del terrorismo en el País Vasco (COVITE) que preside Consuelo Ordóñez, hermana del regidor de San Sebastián asesinado.

Ordóñez volvió a ser escogida para el cargo en la asamblea del pasado sábado en la capital guipuzcoana. En los últimos tiempos se había mostrado fuerza crítica con el gobierno español y llegó a decir que "Rajoy ha traicionado las víctimas de ETA".

Un grupo numeroso de exmiembros del colectivo se ha dado de baja (200, que la junta de doña Consuelo reduce a 90), y el portavoz de estos que han marchado, Jorge Mota, afirma que la entidad ha incumplido los estatutos, que establecen como obligatoria la "independencia de todo grupo político". Según Mota, varios y destacados miembros del col·lectivo han empezado a militar a la UPyD de Rosa Díez o al nuevo partido de Ortega Lara y Vidal Quadras, Vox.

La Junta que continúa, en declaraciones al Mundo no personalizadas en ninguno de los integrantes, además de reducir las bajas a 90 (porque de las 97 pedidas 7 ya no eran miembros) dice que "respeta" a los que renuncian a batallar contra el proyecto de ETA.

Uno de los destacados disidentes con Mota, el exregidor por el PP Miguel Olaciregui, se distinguió por el apoyo a la presidenta del partido a la comunidad, Arantza Quiroga, en un reciente homenaje a las víctimas, contra las acusaciones de Ordóñez al partido y en el Gobierno.

Quiroga, expresidenta del Parlamento vasco durante la legislatura de la presidencia de Patxi López, no hacía muchos días que había pedido "total autonomía" en el asunto del proceso de paz, y ha insistido que el presidente Rajoy "no puede quedar al margen"; todavía más, ha llegado a pedir que encabece el proceso, junto con el lehendakari Urkullu.

Sobra decir que Quiroga es bastante criticada por los más radicales entre los populares y se encuentra en equilibrio inestable como líder. La renuncia del histórico dirigente Jaime Mayor Orea a repetir candidatura en las próximas europeas es una buena muestra de cómo, no sólo, pero también en Euskadi, el partido de Rajoy, y el presidente al frente, sufre una retahíla de escapes por su derecha, después de tanto de apoyo como ha dado (y recibo) de organizaciones como por ejemplo las de víctimas del terrorismo.

El alejamiento del centro político, con leyes como las propuestas por Ruiz Gallardón o Wert, entre otros, la recentralización del Estado, no parecen bastante, ni de lejos, a la jerarquía católica representada por el cardenal Rouco, ni a buena parte de los suyos. Si ya estaba perdiendo apoyos a proyectos como por ejemplo el retroceso en la ley sobre el aborto, entre los cuales los de dos presidentes autonómicos y la delegada del gobierno en Madrid por el retroceso en la normativa sobre el aborto, ahora también le marchan por el extremo contrario.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil