sábado, 21 de octubre de 2017 21:47
Opinión

LA SEGUNDA TRANSICIÓN

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Anda la sociedad en su conjunto bailándole el agua a la incertidumbre y a una nueva convocatoria electoral. Los que más lo intentan son, curiosamente, los que más deberían mantener la calma y hablar de diálogo permanente. Me refiero a empresarios y altos ejecutivos de las grandes empresas, que sienten la necesidad imperiosa de contarles a sus interlocutores que lo que han dicho las urnas hay que repetirlo de nuevo en marzo, porque si no este país camina hacia los derroteros de la Grecia de Syriza, que por lo que se ha podido comprobar, no es bueno ni deseable.


A ese coro de voces disonantes, se han sumado los más influyentes diarios internacionales que exigen a socialistas y riverianos que permitan la gobernabilidad del PP sin Rajoy durante "dos prósperos años", a fin de que el "drama de la salida de la crisis" se cierre definitivamente y que España, con mejores perspectivas económicas, pueda acudir de nuevo a otra convocatoria electoral, tras apagar las penurias financieras y sofocar el llamado problema catalán.


Y, sin embargo, la democracia es terca y suele producir extrañas reacciones cuando se la trata de desdeñar o camuflar a través de artimañas evidentes sus evidentes mandatos. Por eso conviene aceptar sus resultados, corregir los fallos de la Ley d’Hont, y ponerse a trabajar en busca de salidas generosas e imaginativas en lugar de torcer la mano de los electores, como si estos padecieran de torpeza crónica o ignorancia política. Ya saben: el pueblo que ignora su historia está condenado a repetirla.


En la España del 76 se salió de una dictadura para arrojarse a los brazos de una democracia imperfecta que nos ha permitido llegar al "privilegiado lugar en el que nos encontramos" sin el cual, por ejemplo, los independentistas estarían ahora mismo sentados en un banquillo o incluso en la cárcel como les ha pasado a "los gudaris" de ETA, quienes, por poner el carro antes que los bueyes y asesinar a los que no pensamos como ellos, han acabado en un lugar que debería ser perpetuo y que sin embargo gracias a los padres constituyentes no lo va a ser, que hasta en eso acertaron.


¿Qué necesitamos ahora? Seguramente una segunda Transición, con nuevos políticos e ideas innovadoras que nos convengan a todos. Para ello, hace falta que nos salgan, sobre todo, inteligentes; a continuación, generosos ideológicamente hablando y finalmente, pactistas. Con esos tres elementos tan sencillos podemos tener pronto nuevo Gobierno, luego una Constitución en la quepamos todos y, a continuación, un Estado mas justo socialmente y económicamente más fuerte. Si los Rajoy, Sánchez, Rivera, Iglesias, Garzón y todos los demás líderes, porque no se debe excluir a nadie, no son capaces de hacer "exactamente lo mismo" que hicieron los Suárez, González, Carrillo, Fraga, Roca, Solé Tura, Pérez Llorca o incluso ¡ Piñar!, que se vayan a su casa, porque nada llegarán a ser, ya que individualmente con la ideología de sus partidos no iremos a ninguna parte. Así que,primero, a ponerse a pensar, y luego, a resolver los problemas de la gente, que ya toca.


Y para ustedes, salud y trabajo en el 2016 y también, Felices Fiestas!

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil