viernes, 25 de mayo de 2018 03:08
Sociedad

El estatus social cambia la estructura de los cerebros adultos

|

Cerebro2 1 1


Los cerebros adultos pueden ser tan sensibles a la situación social y económica de sus dueños que podrían ser remodelados activamente y su función cambiada.


Trabajos anteriores han demostrado que los cerebros de los niños pueden alterarse si se crían en entornos que carecen de educación, nutrición y acceso a la atención de la salud adecuados.


Sin embargo, se sabe menos sobre el impacto que estos marcadores de estatus socioeconómico bajo pueden tener en el cerebro de los adultos.


"Sabemos que el estatus socioeconómico influye en la estructura del cerebro en la infancia y en la vejez, pero ha habido una brecha en la investigación", señala el doctor Gagan Wig, neurocientífico de la Universidad de Texas en Dallas.


"Queríamos ver si había relaciones entre el estatus socioeconómico y el cerebro en un rango más amplio de la edad adulta."


En un estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America', Wig y sus colegas aplicaron tecnología de imagenología cerebral a alrededor de 300 sujetos entre las edades de 20 y 90 años.


Su estatus socioeconómico fue medido usando una combinación de educación y el "prestigio" del trabajo de cada individuo.


Los resultados de los investigadores sugirieron un vínculo potencial entre el estatus socioeconómico y los cambios en la estructura y función cerebral.


En los adultos de mediana edad observaron que aquellos con un "estatus" general más alto tenían redes cerebrales organizadas de manera más eficiente y su materia gris cortical era más gruesa.


Por otra parte, el córtex más delgado que se observa en las personas con antecedentes socioeconómicos más bajos podría ser motivo de preocupación, ya que se sabe que esta característica está asociada con el deterioro cognitivo con el paso de los años, incluida la pérdida de memoria y la demencia.


Investigaciu00f3n sobre el cerebro humano


"Estos datos proporcionan una instantánea a tiempo real para cada participante", señala la doctora Micaela Chan, autora líder del estudio. "Seguir a los individuos a lo largo de su vida proporciona más información sobre los cambios cerebrales y su relación con los eventos de la vida y su estado."


El doctor Wig añade: "Lo que hemos encontrado en los adultos de mediana edad es una correlación entre el estatus socioeconómico y la función cerebral y la anatomía".


"Lo que hace que estos resultados sean más sorprendentes es que los individuos que estudiamos estaban predominantemente por encima del umbral de la pobreza. Esto proporciona evidencia de que las relaciones entre el estatus socioeconómico y el cerebro no se limitan a los individuos que se encuentran en los extremos del estatus socioeconómico, sino que están presentes en un rango más amplio de estatus socioeconómico".


El profesor Derek Hill, un especialista en imagenología médica del Colegio Universitario de Londres -que no participó en el estudio-, señala a 'The Independent' que el impacto del estatus socioeconómico en la función y estructura cerebral es "un área fascinante de investigación".


ESTUDIO LIMITADO


Sin embargo, ve que el estudio del Dr. Wig y sus colegas tiene sus limitaciones.


"Los resultados sugieren posibles relaciones entre el estatus socioeconómico y la función cerebral, pero deben considerarse muy preliminares", indica Hill.


"El estudio es demasiado pequeño para proporcionar evidencia fuerte de un vínculo y más investigación ayudaría a aclarar si los hallazgos son reales o aleatorios."


La doctora Rebecca Dewey, becaria de investigación en neuroimagen de la Universidad de Nottingham, señala que las medidas como el grosor cortical están tan fuertemente relacionadas con el rendimiento educativo que sacar conclusiones sobre el estatus socioeconómico más amplio "no es muy útil".


Aunque señala que aún no se entiende mucho sobre los vínculos sugeridos por este estudio, Wig dice que estos resultados sugieren que vale la pena investigar más esta área.


"Debido a que las diferencias en el estatus socioeconómico pueden asociarse con diferencias en muchos factores, incluidos los relacionados con la dieta y los hábitos de salud, el acceso a la atención sanitaria y los niveles de estrés, aún no está claro cuál de estos factores, si es que hay alguno, es la fuente de las relaciones observadas", añade.


"La conclusión es que el estatus socioeconómico puede ser importante para la salud cerebral, incluso en la mediana edad, y necesitaremos investigar más esta relación."

relacionada Cómo afecta al cerebro de los adolescentes el consumo de marihuana
relacionada Científicos descubren que el cerebro deja de generar neuronas en la edad adulta
relacionada Nuestro cerebro sigue funcionando después de que el corazón deja de latir

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil