jueves, 21 de junio de 2018 10:14
Opinión

​CONSTRUYENDO LA ECONOMÍA MÓVIL

Pablo Rodríguez Canfranc
Pablo Rodríguez Canfranc
Economista

Aplicación móvil teléfono


El informe la Sociedad Digital en España 2017 daba cuenta de la noticia de que el número de líneas móviles superó por primera vez al total de la población mundial en 2016, una tendencia al alza que posteriormente se consolidó en 2017. La penetración de telefonía móvil el año pasado era de 103,5 líneas por cada cien habitantes, lo que representa 7.740 millones de suscripciones. Ahora GSMA ha relatado en un reciente informe las principales predicciones sobre la denominada economía móvil y sus perspectivas de crecimiento.


Ericsson (Ericsson MobilityReport 2017) calcula que para el año 2022 el 90% de las suscripciones móviles serán de banda ancha y que se superarán los dos mil millones de clientes de 4G (LTE), mientras que se alcanzarán los quinientos millones de clientes de 5G con una cobertura de población a escala mundial del 15%.


Por su parte, el informe de GSMA analiza las perspectivas de evolución del sector de las comunicaciones móviles desde el plano tecnológico, socioeconómico y financiero, intentando matizar y ampliar sus enormes expectativas de crecimiento.


Entre los principales datos que ofrece GSMA, predice que el número de suscriptores únicos móviles crecerá un 2,1% entre 2017 y 2025, de 5.000 a 5.900 millones, mientras que las suscripciones totales pasarán de los casi 7.800 millones a 9.000 en ese periodo. La diferencia entre ambos conceptos, es que el número de suscriptores únicos mide la cantidad de personas que se han abonado a un servicio móvil, independientemente del número de conexiones (por ejemplo, tarjetas SIM) que posean, mientras que el número de suscriptores hace alusión al número de tarjetas SIM que tiene una determinada red móvil.


Este crecimiento mundial esperado de la telefonía móvil será liderado por los países emergentes, especialmente India, China, Pakistán, Indonesia y Bangladesh, aunque también naciones del África subsahariana y de Latinoamérica. Este fenómeno se debe a que los mercados de los países más desarrollados están alcanzando niveles de saturación, mientras que en esas zonas del mundo todavía queda mucho espacio para el crecimiento de la telefonía móvil en general y de banda ancha en particular. GSMA predice que la tasa de penetración del Internet móvil llegará a convertirse en un indicador clave para medir el grado de desarrollo de los países y en concreto del desarrollo de la economía digital en ellos.


La siguiente predicción que realiza el informe es que la tecnología 4G será la que lidere el crecimiento de la economía móvil en el mundo por número de conexiones, que establece en más de 3.000 millones para 2019 (más optimista aún que la de Ericsson con la que abríamos este texto), mientras que se seguirá trabajando en el siguiente estándar, el 5G, que conocerá lanzamientos comerciales en los próximos tres años en Norteamérica, Asia y Europa.


Por su parte, el Internet de las cosas (IoT), tanto a través de redes móviles como fijas, triplicará su número de conexiones entre 2017 y 2015, alcanzando los 25.000 millones. El grueso de este crecimiento se centrará en el segmento de IoT industrial que, a juicio de GSMA, está todavía en su infancia. Centrándonos solo en las comunicaciones móviles, las conexiones IoT alcanzarán la cifra de 3.100 millones en todo el mundo para 2025, representando un 12% del total.


También se prevé que aumente la participación de las comunicaciones móviles en el crecimiento económico. En 2017 han sido responsables del 4,5% del PIB mundial y para 2025 se espera que alcance el 5%, al impulsar estas tecnologías la mejora de la productividad y de la eficiencia en las economías nacionales. Por otro lado, el pasado año la economía móvil dio empleo, de forma directa o indirecta, a 29 millones de personas en todo el mundo.


Durante los últimos años la financiación de actividades de innovación en empresas emergentes y start-ups ha alcanzado cifras record. El ecosistema digital se mueve muy rápido y son numerosos los proyectos que surgen en campos como la inteligencia artificial, la realidad extendida, los vehículos autónomos o el IoT.


Los operadores de telecomunicaciones están centrando su atención en la inteligencia artificial, un campo por ahora dominado por las tecnológicas americanas (Google, Amazon, Apple, Facebook, Microsoft e IBM) y por los gigantes chinos (Baidu, Alibaba y Tencent). El interés de las telcos va más allá de los robots conversacionales (chatbots) y los asistentes virtuales y se centra en la capacidad de la IA para promover la transformación digital de las propias empresas, el surgimiento de redes de telecomunicaciones inteligentes, la aparición de nuevos nichos de negocio y la mejora de la experiencia del cliente.


Finalmente, el informe de GSMA establece la necesidad de establecer un marco institucional adecuado que apoye el desarrollo del ecosistema digital. La legislación debe centrarse en regular los servicios que reciben los consumidores y no tanto en la empresa que los proporciona. La economía móvil que se interna en las nuevas tecnologías 5G necesitará unas políticas públicas que fomenten la innovación y la inversión. Los esfuerzos regulatorios deberán centrarse en tres ámbitos: espectro, infraestructura y economía.



Artículo original publicado en catalunyapress.es 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil