sábado, 4 de julio de 2020 13:32
Opinión

LA VIDEOLLAMADA ESTÁ AQUÍ PARA QUEDARSE

Pablo Rodríguez Canfranc
Pablo Rodríguez Canfranc
Economista

Ahora que España ha iniciado la desescalada hacia la denominada “nueva normalidad”, las relaciones sociales presenciales irán recuperándose tímidamente, tras dos meses largos de confinamiento. Durante esta situación anómala –más propia de una distopía que de la vida que solíamos llevar- la videoconferencia se ha convertido en la protagonista absoluta de nuestros días inacabables, permitiéndonos seguir en contacto con el mundo exterior desde el encierro.


Gabriel benois qnWPjzewewA unsplash


A pesar de que las cifras de crecimiento del uso de videollamadas evolucionaban a buen ritmo en los últimos años, la reclusión doméstica a la que se ha visto sometida una buena parte de la población del mundo le ha dado el empujón definitivo a esta tecnología. Todo aquel que ha podido seguir trabajando desde casa ha utilizado este medio para sustituir las reuniones y encuentros presenciales, y a ello hay que sumarle el uso doméstico, que se ha disparado, ante la imposibilidad de reunirnos en persona con familiares y amigos.


Para hacernos una idea de lo significativo del incremento, solamente en el Reino Unido las videollamadas han crecido un 62% en el primer trimestre de 2020, de acuerdo con Kantar Media. La consultora App Annie registró en la semana del 14 al 21 de marzo un pico mundial de descargas de aplicaciones –tanto de iOS como de Google Play- de 62 millones, un 45% más que la semana precedente, y un 90% más de la media semanal de descargas de apps de negocios en 2019.


Dentro de los distintos productos que nos permiten realizar llamadas con imagen, ha destacado durante el confinamiento Zoom Cloud Meetings, que ha registrado récords de descargas en febrero y marzo. La semana del 15 al 21 de marzo fue descargada en Estados Unidos catorce veces más que una semana media del último trimestre de 2019, mientras que el aumento fue de veinte veces más en Reino Unido, veintidós en Francia, diecisiete en Alemania, veintisiete en España, y cincuenta y cinco veces más en Italia. En nuestro país es ahora mismo de las más populares, a pesar que la versión gratuita solamente permite realizar videollamadas de 40 minutos de duración, y que han sido detectado importantes fallos de seguridad en su programación, que pueden poner en peligro los datos personales del usuario.


Parece más que evidente que la videoconferencia está aquí para quedarse. Aparte de su uso en entornos corporativos –el incremento de la población en régimen de teletrabajo es otra tendencia que con seguridad se queda tras la crisis-, la necesidad de relacionarse de las personas con sus allegados durante el confinamiento, la necesidad de “verse”, más allá de la conversación telefónica o texto de WhatsApp, ha popularizado esta tecnología creando una masa crítica de usuarios considerable.


Aunque a partir de ahora podamos ya salir más y juntarnos –de forma prudente- con los demás, es más que probable que mantengamos la costumbre de comunicarnos a distancia utilizando la imagen y no solo la voz. Las videollamadas ya son mainstream: las realiza toda la sociedad y no solo aquellos individuos más techies.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil