martes, 17 de julio de 2018 17:43
Opinión

​¿CON FINAL FELIZ?

Miquel Escudero
Miquel Escudero

Eta jarrai 20042018


Parece mentira tan graves negligencias, pero es así: uno de cada tres asesinatos de la banda etarra sigue sin condena de su autor. Juanfer Calderín lo detalla en su libro Agujeros del sistema. Ahora, el profesor Rogelio Alonso ha escrito un ensayo muy interesante, La derrota del vencedor (Alianza), donde analiza el final de ETA y aporta informes confidenciales inéditos. Fueron derrotados por las armas, pero ganaron políticamente. Se rompió el mito de la imbatibilidad de ETA, pero los terroristas son hoy homenajeados en público para reforzar la significación política de su violencia. Las víctimas lo fueron por una causa política. Ellas y la verdad merecen un respeto que no se da.


El terrorismo nacionalista de ETA –escribe el profesor Alonso- no ha tenido un coste político para el nacionalismo, pero sí para sus víctimas. A fin de cuentas, como ha subrayado Joseba Arregi, “el nacionalismo ha pasado de gobernar como si ETA no existiera a hacerlo como si nunca hubiera existido”.


La legalización de Bildu, decidida por el Tribunal Constitucional y en contra del criterio del Tribunal Supremo, empañó la imagen de la derrota batasuna que suponía el final de la violencia etarra; la cual se produjo después de aquella autorización blanqueadora. Muchos pasan por alto la labor de estigmatización de la policía y de control del espacio público (empujando al adversario a la marginación por miedo y en una espiral del silencio) que se ha ido efectuando con práctica impunidad. Es capital esta idea de Rogelio Alonso: tras analizar la política antiterrorista de Mariano Rajoy, señala contradicciones que evidencian una orientación análoga a la de su predecesor. Así, la de desactivar la influencia de las víctimas de ETA como grupo de presión y sofocar sus posibles críticas ante unas decisiones políticas contrarias a los intereses de aquellas.


Un final que no ha sido en absoluto ejemplar y que consolida la ausencia de justicia política, social y moral para unas víctimas siempre molestas. El profesor Alonso denuncia la falta de voluntad política, la desidia y la dejación de los gobiernos de Zapatero y Rajoy, que “han impedido que el enorme debilitamiento operativo de la banda se complementara” en el orden ideológico y político para lograr la adecuada victoria de las libertades y para un mejor porvenir social.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil