domingo, 18 de agosto de 2019 11:25
Sociedad

​Comer comida basura aumenta el riesgo de depresión

|

Hombre comiendo una hamburguesa


Comer comida basura aumenta el riesgo de deprimirse, según un estudio, lo que hace que los médicos den consejos dietéticos rutinarios a los pacientes como parte de su tratamiento para la depresión.


Por el contrario, los que siguen una dieta mediterránea tradicional son mucho menos propensos a desarrollar depresión debido a que el pescado, las frutas, los frutos secos y las verduras que implica la dieta ayudan a proteger contra el problema de salud mental más común de países como España o Gran Bretaña.


Publicados en la revista 'Molecular Psychiatry', los hallazgos provienen de un análisis realizado por investigadores de Gran Bretaña, España y Australia que examinaron 41 estudios previos sobre la relación entre la dieta y la depresión.


"Una dieta pro-inflamatoria puede inducir inflamación sistémica, y esto puede aumentar directamente el riesgo de depresión", señala la Dra. Camille Lassale, autora principal del estudio. Una mala dieta aumenta el riesgo de depresión de manera significativa, añade.


El análisis encontró que los alimentos que contienen mucha grasa o azúcar, o que alimentos procesados, llevan a la inflamación no sólo del intestino sino de todo el cuerpo, conocida como "inflamación sistémica".


El impacto de una dieta deficiente es similar al del tabaquismo, la contaminación, la obesidad y la falta de ejercicio.


"La inflamación crónica puede afectar la salud mental al transportar moléculas pro-inflamatorias al cerebro, también puede afectar a las moléculas (neurotransmisores) responsables de la regulación del estado de ánimo", advierte Lassale, que trabaja en el departamento de epidemiología y salud pública del Colegio Universitario de Londres.


La investigación mostró que una dieta deficiente tiene un vínculo causal con el inicio de la depresión y no simplemente una asociación. No encontraron que sus resultados fueron explicados por personas que están deprimidas que comen más alimentos de baja calidad, o que estaban deprimidos al principio.


Basaron sus conclusiones en la revisión de cinco estudios longitudinales de 32.908 adultos del Reino Unido, Francia, España, Australia y los Estados Unidos.


"Una dieta deficiente puede aumentar el riesgo de depresión, ya que estos son los resultados de estudios longitudinales que excluyeron a las personas con depresión al comienzo del estudio. Por lo tanto, los estudios observaron cómo la dieta al inicio del estudio se relaciona con los nuevos casos de depresión", señala Lassale a 'The Guardian'.


Bolsa de patatas fritas

LA IMPORTANCIA DE LA DIETA EN LA SALUD MENTAL


Un total de 2.408.700 españoles sufrieron en 2015 depresión, una enfermedad cuya prevalencia está aumentando en el mundo y que en el caso de España representa el 5,2 % de la población, según Organización Mundial de la Salud (OMS). 


De hecho, España es el cuarto país de Europa con más casos de depresión.


En ocasiones la depresión deriva en el suicidio, que en 2015 el suicidio fue la primera causa de mortalidad en hombres de 25 a 44 años y la segunda en mujeres, después del cáncer de mama.


El Dr. Tasnime Akbaraly, otro académico de la UCL que fue coautor de la investigación, dice: "Además de los ensayos aleatorios recientes que muestran los efectos beneficiosos de la mejoría en la dieta sobre los resultados de la depresión, ahora hay fuertes argumentos a favor de considerar la dieta como una parte esencial de la medicina psiquiátrica. Los hallazgos de nuestro estudio apoyan el asesoramiento dietético rutinario como parte de una visita al consultorio del médico, especialmente con los profesionales de la salud mental".


El Dr. Cosmo Hallstrom, experto en depresión y miembro del Colegio Real de Psiquiatras, señala que si la comida bsura aumenta el riesgo de depresión, una dieta poco saludable no sólo es mala para el cuerpo sino también para la mente. "La química en el intestino es muy similar a la química en el cerebro. Así que no es sorprendente que las cosas que influyen en el intestino también puedan influir en el cerebro", añade.


La profesora Helen Stokes-Lampard, presidenta del Royal College of GPs, dice: "Este estudio a gran escala proporciona más evidencia de apoyo de que comer una dieta saludable puede mejorar nuestro estado de ánimo y ayudarnos a tener más energía. Se suma al creciente cuerpo de investigación que muestra que lo que comemos puede tener un impacto en nuestra salud mental. Cada vez más médicos generales recomiendan que sus pacientes intenten hacer cambios sensatos en la dieta y el estilo de vida como parte de un enfoque holístico para el tratamiento de las enfermedades crónicas, porque sabemos que puede tener una serie de efectos positivos en la salud física y mental de nuestros pacientes".


Sin embargo, las afirmaciones del estudio sobre la dieta mediterránea son criticadas por Naveed Sattar, profesor de medicina metabólica de la Universidad de Glasgow.


"La evidencia actual no es suficiente para probar que las dietas ricas en plantas pueden prevenir la depresión, ya que la mayoría de la evidencia hasta ahora simplemente muestra que aquellos con una salud mental más pobre comen peor. También el vínculo con la inflamación como un mecanismo plausible para explicar la relación entre la dieta y la salud mental es muy tenue".

relacionada ​Los trabajadores deprimidos son más productivos si se lo pueden decir a sus jefes
relacionada Los casos de depresión han aumentado un 18% en la última década
relacionada La depresión es la segunda causa de muerte entre los jóvenes y la padecen 350 millones de personas

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil