sábado, 24 de agosto de 2019 04:43
Ciencia e investigación

Comemos una media de 5 gramos de plástico a la semana, el equivalente a una tarjeta de crédito

|

Cada semana nos comemos una tarjeta de crédito. Esta es la fuerte imagen con la que los investigadores de la Universidad de Newcastle en Australia han intentado resumir la cantidad de microplásticos que ingerimos cada siete días: 5 gramos de plástico de media.


Con más de 8 millones de toneladas de plástico que terminan en los océanos cada año y miles de organismos marinos en peligro, el problema de la contaminación plástica en los últimos años ha llegado a la cima de la lista de las batallas medioambientales por resolver, hasta el punto de que, desde la Unión Europea hasta Canadá, docenas de países han decidido prohibir los plásticos desechables en el futuro.


Gránulos de microplástico, microplásticos


Uno de los mayores problemas relacionados con los plásticos es que este material, que dura decenas años, con el paso del tiempo entre la degradación, el agua y las corrientes se transforma en "microplásticos", partículas menores de cinco milímetros.


Ahora varios estudios certifican que estos microplásticos, capaces de viajar por agua pero también por aire, están penetrando no sólo en los líquidos que bebemos sino también claramente en nuestros alimentos y en nuestro cuerpo


Según los científicos de Newcastle, que han publicado recientemente un estudio sobre el tema encargado por el WWF, ingerimos una media de 2000 partículas de microplásticos cada semana.


En otro estudio reciente, realizado por la Universidad de Victoria en Canadá, se supone incluso que un consumidor medio ingiere cada año más de 50.000 partículas de microplásticos.


Pueden "llegar" a nosotros desde cualquier lugar: desde las microfibras artificiales de la ropa sintética hasta las microesferas de los cosméticos, pasando por piezas de plástico más grandes que se descomponen y fluyen en el agua, ingeridas por peces u otros animales. 


Otros estudios informan de que se han encontrado microplásticos, por ejemplo, en agua embotellada, cerveza, sal, crustáceos y verduras.


La investigación encargada por WWF -que analizó 52 estudios existentes sobre el tema de los microplásticos- argumenta que, de media, una persona podría ingerir 1.769 partículas de plástico cada semana sólo con beber agua (embotellada o del grifo).


Debe quedar claro que la cifra cambia dependiendo del país y de la fuente de agua: por ejemplo, son más susceptibles a los microplásticos en los Estados Unidos o en la India que en la Unión Europea o en Indonesia. 


Otro estudio reciente afirma que los estadounidenses beben y respiran entre 74,000 y 121,000 partículas microplásticas cada año. Después del agua, para contribuir a la ingestión de plástico, hay moluscos: consumirlos puede traer hasta 182 microplásticos por semana a nuestro cuerpo.


Con todos estos microplásticos en el cuerpo, ahora nos preguntamos qué efectos podrían tener en nuestra salud. 


Hasta la fecha, tanto las cifras sobre la ingestión real de este material como sobre las consecuencias, según la misma admisión de los investigadores, son muy limitadas y se sabe poco sobre los efectos reales o futuros. 


"Todavía hay mucha incertidumbre, se necesita más investigación para entender el impacto a largo plazo de la exposición al plástico en los seres humanos", alerta Richard Lampitt, del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido. 

relacionada Comemos 50.000 partículas de plástico al año
relacionada Nuevas investigaciones revelan que los microplásticos están por todas partes

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil