sábado, 14 de diciembre de 2019 09:04
Politica

Euskadi acogerá una experiencia piloto de la ONU para luchar contra el extremismo religioso violento

|

Moratinos recuerda que el País Vasco ha sufrido la "plaga terrorista" de ETA
El Alto representante para la Alianza de las Civilizaciones de Naciones Unidas, Miguel Ángel Moratinos, ha trasladado este martes al lehendakari, Iñigo Urkullu, la propuesta para que Euskadi acoja una experiencia piloto de la ONU para la lucha contra el extremismo religioso que pueda conducir a conductas violentas. Este proyecto se extendería posteriormente a otros lugares del mundo.

Durante su visita a en Nueva York para participar en el 'High Level Political Forum' de la ONU, Urkullu se ha reunido con el Alto representante para la Alianza de las Civilizaciones de Naciones Unidas, al que ha explicado las políticas del Gobierno Vasco para acoger refugiados, integrar migrantes, promover la convivencia con la comunidad islámica vasca y prevenir la radicalización.

Tras el encuentro, Moratinos ha manifestado que ha trasladado esta propuesta de experiencia piloto al lehendakari con el fin de formar un equipo de trabajo con el que colaborar "intensamente para crear un mundo mejor".

Además, ha recordado que la Alianza de las Civilizaciones tuvo su origen en la lucha antiterrorista y ha subrayado el hecho de que el Gobierno Vasco haya elaborado un programa que pretende evitar la radicalización, el extremismo y el terrorismo por razones religiosas, lo que "entra perfectamente" en el campo de actuación de la Alianza.

Miguel Ángel Moratinos considera que hay que evitar la radicalización de los jóvenes que se sienten "perdidos o no integrados plenamente en la sociedad en la que han sido acogidos".

Según ha indicado, se trata de una estrategia nueva de la ONU y Euskadi puede ser el primer lugar que sirva de experiencia piloto. En este sentido, ha recordado que la comunidad autónoma vasca "por desgracia" ha tenido una "larga trayectoria trágica de la plaga terrorista" con ETA, pero "al mismo tiempo, la voluntad de trabajar de manera omnipresente y omnicomprensiva para evitar en el futuro este tipo de conductas".

Por su parte, Urkullu ha mostrado su disposición a apoyar y participar en cuantos proyectos se estime oportunos, y ha agradecido que el Alto Comisionado tenga esa visión de poder aplicar en Euskadi un proyecto piloto "imbricado también en el trabajo que estamos haciendo de prevención de la radicalización en los jóvenes con un pretexto religioso que pueda existir". Al mismo tiempo, ha ofrecido la aportación también del Pacto Social por la inmigración, como uno de los temas que también afecta al organismo que el Alto Comisionado dirige.

"GRAN AMIGO"
Moratinos ha manifestado que es un "gran honor y privilegio" recibir al lendakari, al que ha calificado de "gran amigo" y del que ha destacado su "talla y su capacidad política". Asimismo, ha valorado que la Comunidad autónoma vasca está "vinculada y comprometida con los grandes objetivos de multilateralismo, no solamente en los objetivos de desarrollo sostenible, sino en los grandes temas que afectan al futuro de la humanidad y uno de ellos es, evidentemente, el que podamos vivir juntos, que podamos tener una convivencia próspera, que podamos respetarnos mutuamente distintas culturas, distintas civilizaciones y distintas religiones".

Por tanto, ha considerado éste un "gran día" para la Alianza de las Civilizaciones por tener a Euskadi como interlocutor y como 'partner' asociado en esta tarea y poder fijar algunas prioridades en las que puedan trabajar juntos, para lo que han discutido ciertas áreas de colaboración.

Según ha recordado, la Alianza de Civilizaciones tuvo su origen en la lucha antiterrorista y hay un programa de Euskadi que "precisamente debe desarrollar cómo evitar la radicalización del extremismo y terrorismo por razones religiosas, que entra perfectamente en el campo de actuación de la Alianza".

Moratinos ha informado al lendakari de que va a intentar que Euskadi tenga una experiencia piloto "precisamente para la lucha contra ese extremismo religioso que puede conducir posteriormente actitudes y conductas violentas". Además, ha considerado "muy positivamente" los distintos planes de actuación que tiene el Gobierno vasco y, entre ellos, el Plan de Convivencia y Derechos Humanos, "donde los temas culturales, de migración, de respeto mutuo, forman parte de los objetivos principales del Gobierno vasco".

Por lo tanto, se ha mostrado "muy satisfecho" por el encuentro y ha anunciado que van a formar un equipo de trabajo y van sobre el terreno a colaborar "intensamente y seguir trabajando para crear un mundo mejor".

En esta línea, ha manifestado que en este proyecto trabajan el director de la oficina de Contraterrorismo y él mismo, como alto representante de Naciones Unidas para la Alianza de las Civilizaciones, que se ocupa de los temas de terrorismo desde lo que denominan 'diplomacia blanda', de ciertos aspectos que "van al fondo del problema, a la educación, al entendimiento, a facilitar la comprensión en distintas comunidades y que evitan la radicalización de esos jóvenes que, en algunos momentos, se sienten perdidos o no integrados plenamente en la sociedad donde han sido acogidos".

Por lo tanto, ha apuntado que es una estrategia nueva que está poniendo en marcha Naciones Unidas donde participa y cree que "es bueno para todos" que una entidad territorial como Euskadi pueda ser la primera que pueda servir de piloto, de ejemplo y de modelo. "Desgraciadamente ha tenido una larga trayectoria trágica de esa plaga terrorista, pero al mismo tiempo la voluntad de trabajar de manera omnipresente y omnicomprensiva para evitar en el futuro este tipo de conductas", ha resaltado.

"Naciones Unidas aportará su experiencia y su conocimiento, y luego el País Vasco aportará lo que ellos conocen, saben y han aplicado. Es la cooperación por ambas partes, se aprende y nos enriquecemos mutuamente", ha celebrado.

URKULLU
En similares términos se ha expresado el lehendakari, quien ha considerado un "verdadero placer" encontrarse con Moratinos, recordando también etapas anteriores, a quien ha entregado el quinto plan de actuación de interculturalidad, interreligiosidad, y el proyecto de ley sobre centros de culto que ya tiene su tramitación en el ámbito parlamentario, que espera pueda verse aprobada en el Parlamento Vasco.

Urkullu ha trasladado a Moratinos la experiencia vasca con las comunidades islámicas, también con el objetivo de la inserción, de la integración, "pero dentro de lo que es esa diversidad y esa pluralidad, que tenemos que interpretar en un mundo globalizado".

En este sentido, ha mostrado su disposición a apoyar y a participar en cuantos proyectos se estime oportuno, al tiempo que ha agradecido que el Alto Comisionado tenga "esa visión de poder aplicar en Euskadi un proyecto piloto, imbricado también en el trabajo que estamos haciendo de prevención de la radicalización en los jóvenes con pretexto religioso que pueda existir".

Al mismo tiempo, ha ofrecido su aportación del Pacto Social por la inmigración, como uno de los temas que también afecta al organismo del Alto Comisionado dirige.

Además, ha presentado al Alto Comisionado los planes y programas que se están desarrollando en esta materia en Euskadi "en orden a buscar esa correspondencia con el programa piloto que Naciones Unidas pueda querer impulsar y ubicar en Euskadi, desde lo que es nuestra experiencia, pero también atendiendo a los criterios y directrices que desde Naciones Unidas nos pueda plantear", ha concluido.

Tras el encuentro con el Alto Representante para la Alianza de las Civilizaciones, el lehendakari presidirá el acto de recepción a la Comunidad Vasca en un céntrico hotel de Nueva York, al que se invitará a representantes de la ONU y otras personalidades internacionales.

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil