lunes, 19 de agosto de 2019 10:12
Internacional

​¿Apagar las luces del Barrio Rojo? Las prostitutas se oponen

|

Red Light district, Amsterdam



Femke Halsema, la primera mujer en presidir Ámsterdam, prometió en su campaña de limpieza de las calles del Red Light District, el famoso Distrito Rojo, con dos objetivos "no negociables": combatir el problema de la trata de mujeres y la prostitución clandestina, y hacer más agradable la vida de los residentes del barrio reduciendo el número de turistas que circulan por las estrechas calles de la ciudad histórica.


Pero, bañadas por una luz roja de neón, cientos de prostitutas ejercen su oficio detrás de las ventanas de las estrechas calles de Ámsterdam, y así es como quieren que siga siendo.


"Tengo algo que decir a todas estas personas que dicen que somos vulnerables: no nos conocen en absoluto", señala Felicia Anna, presidenta del recién creado sindicato de prostitutas, Red Light United.


"Llamarnos víctimas de la trata no es bueno para nosotros. Esto crea un estigma.... Deja de hablar así de nosotros", dice la mujer de 33 años, que se negó a revelar su nombre.


La zona es uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad, que recibió cerca de 18 millones de visitantes en 2018.


Halsema denunció "un comportamiento perturbador y una actitud irrespetuosa hacia las prostitutas". "Se ríen de ellas, los insultan, los fotografían contra su voluntad.


Femke Halsema, la primera alcaldesa de Ámsterdam



La alcaldesa propuso cuatro opciones para cambiar el barrio, en lo que dice es una propuesta para controlar el crimen y la trata de personas, y para hacer más placentera la vida de los residentes de la zona. Sin embargo, asegura que no quiere que el debate sea visto como un intento de limitar el acceso a la prostitución de las mujeres que deciden hacerlo.


La primera medida es literalmente cerrar las cortinas de las ventanas para que la gente de afuera no pueda ver a las mujeres.


La segunda propuesta es trasladar algunas de las ventanas a otras zonas de la ciudad, mientras que la propuesta más radical es cerrar y trasladar todas las cabinas.


Pero también hay una cuarta propuesta, que aboga por aumentar el número de escaparates en el barrio -actualmente son 330- y abrir un "hotel del sexo" en un piso subterráneo, que permitirá a las prostitutas que no tengan licencia entrar oficialmente en la industria.


"Nuestra encuesta de 170 prostitutas mostró claramente que el 93% de ellas no quieren mudarse", dice Anna. "De los cuatro escenarios, sólo el cuarto es para nuestro beneficio. No apoyamos los tres primeros", añadió.


Masten Stavast, propietario de 27 de las cabinas y habitaciones alquiladas a prostitutas, dice que "de los escenarios, creemos que la habitación es la mejor.


Otras personas involucradas en la industria admiten que hay problemas, particularmente con el aumento en el número de turistas, pero que cerrar el vecindario o cambiar el vecindario no resolverá el problema.


"Lo que podría suceder es que si no hay guías que expliquen a la gente cómo comportarse o cuáles son las reglas del juego, la gente llega a la zona y es deslumbrada por las mujeres que están detrás de las ventanas y se toman fotos", reclama Velvet, una prostituta del emblemático barrio de Ámsterdam.


Bobien van Aalst, de la asociación de guías 'Guidor', también se pronunció en contra de las propuestas. "Es como ir a París y que te prohíban ir al Arco del Triunfo o a la Torre Eiffel".


Red Light District, Barrio Rojo de Amsterdam



Los vecinos del Barrio Rojo han mostrado su apoyo a las propuestas de la alcaldesa, alegando que el turismo de masas ha causado grandes inconvenientes.


Según uno de los residentes, "las mujeres son tratadas peor que los animales de circo". "Varios residentes prefieren tener los escaparates cerrados y trasladados".


Gisj, un residente de 47 años, asegura que fue atacado por un turista británico cerca de la puerta de su casa. "El hombre se paró frente a mi moto y le pegué en la pierna." "Lo último que vi fue al hombre que se ató un suéter a la muñeca, como un guante de boxeo, antes de golpearme en la mandíbula. Todavía estoy traumatizado."


En septiembre, la propuesta del Ayuntamiento, que ha sido debatida entre diputados, residentes, comerciantes locales y varias prostitutas, será sometida a votación. Y entonces sabrá si Ámsterdam seguirá teniendo su atracción más famosa o si se apagan las luces rojas del Red Light District.

relacionada ​La primera alcaldesa de Ámsterdam propone poner fin a la prostitución en el Red Light District

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil