lunes, 19 de agosto de 2019 10:05
Opinión

​¡A VIVIR QUE SON DOS DÍAS!

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Se suele esperar la llegada del verano por más de un motivo, pero no nos engañemos, especialmente por disfrutar de unos días de vacaciones que ayuden a desconectar de la vida diaria. Este verano, como viene siendo habitual en los últimos -son ya demasiados- la desconexión de la política parece casi imposible. Seguro que una gran mayoría de la ciudadanía sí que lo ha hecho y ha enviado al mar a la clase política esperando que una gran ola se la lleve. Un revolcón podría hacerles cambiar sus prioridades y dejarles claro que lo más importante es servir al país y no a los intereses de su partido.


Segunda intervención de Pedro Sánchez en el debate de investidura



Con los acuerdos sin cerrar para la constitución de un nuevo gobierno en España, los líderes políticos se encuentran a medio gas, con un pie en sus despachos y otro en su lugar de vacaciones sin decir que lo están porque no han cumplido con su "trabajo". La cultura de pactos en España está aun en unos niveles realmente vergonzosos. Nadie cede, todos quieren salir ganando. Al final, la gran perjudicada no es otra que la sociedad que espera "grandes" cosas de sus dirigentes. Craso error, votar no significa dar un cheque en blanco y se terminó hasta dentro de cuatro años, hasta eso ha cambiado. Los cuatro años cada vez se acortan más; elecciones se producen casi cada año, estamos ya en esa fase que tanto molesta a los votantes.


Sea como sea, queda este agosto caliente, como lo ha sido julio, para conocer si al final Pedro Sánchez decide que la mejor manera de solucionar el tema es convocar elecciones y que la gente con su voto "decida", es decir, de más votos a quien piense que en este conflicto lo está haciendo mejor. ¿Es la solución? Eso parece, lo que significa que más de un partido a derecha e izquierda van a sufrir las consecuencias.


Los últimos días de agosto van a ser muy importantes para decidir los acontecimientos de setiembre. Bueno sería que los dirigentes de este país, con o sin vacaciones -seguro que las están haciendo, aunque no lo digan- hagan un esfuerzo en buscar una salida a un país que está funcionando, políticamente, a medio gas.


Un verano este en el que la incertidumbre política, económica y social sigue el mismo camino de hace unos cuantos años. ¿Hasta cuándo? Habrá que preguntárselo a la bruja Lola, quizás en esta ocasión acierte el resultado final.


Pero seguro que más de uno que lleva 11 meses trabajando ha dicho aquello de "a mí nadie me va a fastidiar estos días en los que yo soy dueño de mis decisiones". Faltaría más, y como se dice popularmente "a vivir que son dos días y ya ha pasado uno".



¡A vivir que son dos días! se ha publicado originalmente en Catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil