lunes, 18 de noviembre de 2019 02:30
Opinión

​MERECER LO MEJOR

Miquel Escudero
Miquel Escudero

Se me dirige un lector acerca de ‘Los olvidados del procés’ y me pregunta: “¿cómo lo hacemos para que la mayoría se rebele y no sólo unos cuántos?”. No soy un oráculo, claro está, ni dispongo de una varita mágica, tampoco creo que haya una piedra filosofal que nos dé el remedio inmediato a un problema muy extendido y con alto grado de cronicidad. Sí podemos actuar, en cambio, mediante aproximaciones sucesivas. Pienso en especial en el ciudadano de a pie, en su día a día que va más allá de su función de elector de representantes políticos. No obstante, es imprescindible alcanzar cotas de poder institucional (incluida, por supuesto, la Generalitat), lograr que no estén en manos secesionistas o condescendientes con los totalitarios, causas de calamidades. Una tarea básica en la política democrática.


El espíritu rebelde ha de estar, en primer lugar, en el corazón de cada ciudadano. Hay que tener voluntad de no doblegarse o rendirse en el interior personal. Se precisa que cada cual tenga clara conciencia de la gravedad de lo que se está cociendo a nuestro alrededor, de las serias pérdidas que ya tenemos y de las que pueden venir. Corremos riesgo de estragos muchos peores. Es saludable tener un miedo tangible y lógico, que nos ha de prevenir del pánico de una desbandada. Importa no caer en posiciones extremas, pues lo exaltado y desquiciado ahondan la irracionalidad, y la indiferencia inconsciete lleva al suicidio; son posiciones que alimentan las peores posibilidades.


Pasemos a lo concreto. Se habla del derecho a decidir, cuando se trata de derecho a dividir y cuando se quiere impedir que se pueda decidir el fin de la inmersión lingüística, dogma que los ‘laicos’ no tenemos por qué aceptar. No son de recibo los planteamientos habituales. Por ejemplo, hace unos meses, en un acto de UGT, quedé atónito cuando quien lo grababa se puso a berrear y abucheó a un ponente que argumentaba que no se hacen bien las cosas en el ámbito lingüístico. UGT da continuas muestras de afinidad separatista y merece que los trabajadores la dejen de lado, y busquen otro tipo de sindicato. Hay que tomar conciencia de nuestra común condición ciudadana, hay que actuar sin complejos, con firmeza y serenidad, con decisión y dignidad. Nos jugamos nuestra realidad. Hay que combatir el odio, la mentira y el fanatismo. Están institucionalizados en Cataluña.



'Merecer lo mejor' es un original de catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil