sábado, 11 de julio de 2020 16:58
Economía

El FMI rebaja las previsiones para España en 2020 por una desaceleración "más marcada de lo previsto"

|

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado en dos décimas su pronóstico de crecimiento para la economía española en 2020, cuando espera que el PIB español crecerá un 1,6%, igual ritmo de expansión que la institución proyecta para 2021, una décima por debajo de su estimación del pasado mes de octubre, según refleja la actualización del informe 'Perspectivas para la Economía Mundial'.


En el caso de la economía española, el FMI atribuye esta rebaja de sus proyecciones de crecimiento a una desaceleración "más marcada de lo previsto" de la demanda interna y de las exportaciones en 2019.


De este modo, España sufre la mayor rebaja entre las economías avanzadas por parte del FMI en la proyección de crecimiento para este año, aunque la expansión prevista se mantiene por encima de la media prevista para la zona euro en 2020 y 2021, cuando se espera que la eurozona crezca un 1,3% y un 1,4%, respectivamente.


Asimismo, el FMI ha revisado a la baja en dos décimas su estimación del crecimiento del PIB de España en 2019, hasta el 2%, aún así el mejor dato de expansión entre las principales economías de la zona euro, que creció el año pasado un 1,2% de media.



La institución dirigida por Kristalina Georgieva había advertido el pasado mes de octubre que sus previsiones recogidas en la edición de otoño del informe 'Perspectivas para la Economía Mundial' no tenían en cuenta la revisión a la baja para 2018, 2017 y 2016 que había realizado el Instituto Nacional de Estadística (INE) en septiembre 2019, adelantando que, de haberse incluido en los pronósticos, la proyección de crecimiento del PIB de España para 2019 hubiera sido dos décimas inferior, hasta el 2%.


En la última edición del informe, presentada en octubre, el organismo presidido por Kristalina Georgieva rebajó en una décima sus proyecciones de crecimiento para la economía española en 2019 y 2020, hasta un incremento del PIB del 2,2% y del 1,8%, respectivamente. De esta forma, se situó como uno de los países que mejor compartimiento registraba en la zona euro y a nivel mundial.


Sin embargo, el propio FMI informó ese día de que sus previsiones no tenían en cuenta la revisión a la baja para 2018, 2017 y 2016 que realizó el Instituto Nacional de Estadística (INE) apenas un mes antes, en septiembre. De haberse incluido la revisión estadística, el organismo con sede en Washington calculó entonces que el pronóstico de crecimiento del PIB de España para 2019 hubiera sido dos décimas inferior, hasta el 2%.


RECORTA UN ADÉCIMA PARA EEUU Y ZONA EURO


Estados Unidos y la eurozona crecerán este año un 2% y un 1,3% respectivamente, lo que supone una décima menos de lo previsto por el FMI el pasado mes de octubre, aunque la institución internacional ha mantenido sin cambios sus proyecciones para 2021, cuando la economía estadounidense crecerá un 1,7% y la del euro un 1,4%.


Durante el pasado ejercicio, el PIB de la mayor economía mundial registró una expansión del 2,3%, mientras que la eurozona creció a un ritmo del 1,2%, según las últimas estimaciones del FMI.


En el caso de EEUU, la moderación del ritmo de crecimiento prevista por el FMI obedece al retorno a una orientación fiscal neutral y el impulso cada vez menor derivado del relajamiento de las condiciones financieras.


En la zona euro, por su parte, el FMI señala que se han mantenido las previsiones de crecimiento formuladas el pasado mes de octubre para Francia e Italia, pero se han revisado a la baja las proyecciones de 2020 para Alemania, donde la actividad manufacturera aún estaba en terreno contractivo a finales de 2019, y para España, "debido a las secuelas de una desaceleración más marcada de lo previsto de la demanda interna y de las exportaciones en 2019".


De este modo, las proyecciones del FMI anticipan un crecimiento del 1,3% del PIB de Francia este año y el siguiente, mientras que para Italia mantienen el pronóstico del 0,5% en 2020, pero reducen una décima el de 2021, hasta el 0,7%.


De su lado, Alemania crecerá en 2020 un 1,1%, una décima menos de lo anticipado el pasado mes de octubre, aunque un año después acelerará su expansión al 1,4%, en línea con lo previsto anteriormente, mientras que en el caso de España el FMI ha recortado en dos décimas su previsión para este año y en una décima la de 2021, hasta el 1,6% en ambos años.


Por su parte, Reino Unido ha visto confirmadas sus previsiones de crecimiento para este año y el próximo en el 1,4% y el 1,5%, respectivamente, asumiendo "una salida ordenada de la Unión Europea el 31 de enero, seguida de una transición gradual hacia una nueva relación económica".


Así, la economía británica, la segunda mayor de la UE, volvería a crecer en 2020 y 2021 una décima por encima del ritmo previsto para la eurozona, después de que en 2019 registrase una expansión del 1,3%, frente al 1,2% estimado para los Diecinueve.


Fuera de las economías avanzadas, el FMI ha revisado drásticamente a la baja su previsión de crecimiento para la India, hasta el 5,8% en 2020, frente al anterior 7%, mientras que para 2021 anticipa una expansión del 6,5%, nueve décimas por debajo de su proyección del pasado mes de octubre, como consecuencia de una desaceleración mayor de lo esperado de la demanda interna en medio de las tensiones del sector financiero no bancario y el menor crecimiento del crédito.


Por el contrario, la institución ha mejorado en dos décimas respecto del informe de octubre su previsión de crecimiento para China en 2020, hasta el 6%, ante la firma de la primera fase de su acuerdo comercial con EEUU, mientras que para 2021 el FMI ha revisado una décima a la baja sus previsiones, hasta el 5,8%.


REBAJA EL CRECIMIENTO MUNDIAL


La economía mundial creció en 2019 un 2,9%, su menor ritmo de expansión desde la crisis financiera y siete décimas por debajo del crecimiento registrado en 2018, según el FMI, que ha revisado una décima a la baja su previsión para este año, hasta el 3,3%, mientras que para 2021 anticipa una expansión del 3,4%, dos décimas menos de lo previsto el pasado mes de octubre, aunque la institución aprecia síntomas de estabilización en la economía.


En el caso de las economías avanzadas, las nuevas proyecciones del FMI contemplan un crecimiento del 1,6% este año y el siguiente, una décima menos de lo estimado en octubre para 2020 y en línea con lo previsto para el próximo ejercicio, mientras que en el caso de las economías emergentes la rebaja de las proyecciones ha sido de dos décimas para ambos ejercicios, hasta el 4,4% en 2020 y el 4,6% en 2021.


"La revisión a la baja se debe principalmente a los resultados inesperadamente negativos de la actividad económica en algunas economías emergentes, en particular India, que dieron lugar a una revaluación de las perspectivas de crecimiento correspondientes a los próximos dos años", precisó el FMI en la actualización de su informe 'Perspectivas Económicas Mundiales', publicada este lunes.


La institución dirigida por Kristalina Georgieva destaca que, si bien la proyección de crecimiento de base es más débil, la evolución desde finales de 2019 deja entrever un conjunto de riesgos para la actividad mundial "menos sesgado a la baja" que lo recogido en el anterior informe de perspectivas, que se dio a conocer el pasado mes de octubre.


"Estas incipientes señales de estabilización podrían persistir y a la larga reforzar el vínculo entre el gasto de consumo y un repunte del gasto de las empresas", apunta el FMI, que subraya el efecto positivo de la relajación monetaria en las economías avanzadas en 2019, sin la que el crecimiento del año pasado y el previsto para 2020 serían 0,5 puntos porcentuales inferiores respectivamente.


En este sentido, el FMI aprecia indicios de que la actividad manufacturera y el comercio internacional "están llegando a un punto de inflexión", gracias a la política monetaria acomodaticia, las noticias positivas sobre negociaciones comerciales entre EEUU y China, y por los menores temores a un 'Brexit' sin acuerdo, a pesar de que los datos macroeconómicos mundiales "aún no arrojan señales visibles de que se esté llegando a puntos de inflexión".


No obstante, a pesar de los síntomas de estabilización observados, el FMI advierte de que "los riesgos a la baja siguen siendo importantes", e incluyen la agudización de las tensiones geopolíticas, particularmente entre Estados Unidos e Irán, el aumento del malestar social, un nuevo empeoramiento de las relaciones entre EEUU y sus socios comerciales, y una profundización de las fricciones económicas entre otros países.


De este modo, la materialización de estos riesgos podría provocar un rápido deterioro de la confianza, que daría lugar a una caída del crecimiento mundial por debajo del nivel de base proyectado, señala la institución.


A este respecto, el FMI considera "indispensable" para afianzar la actividad económica y prevenir los riesgos a la baja lograr una cooperación multilateral más sólida y una combinación más equilibrada de políticas a nivel de cada país, teniendo en cuenta el espacio monetario y fiscal disponibles en cada caso.


"Es necesaria una cooperación transfronteriza más estrecha en diversos ámbitos, para subsanar los problemas con el sistema comercial basado en reglas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y apuntalar la arquitectura tributaria internacional", apunta.


Asimismo, en el plano nacional, el FMI recomienda que las políticas deben proporcionar un respaldo oportuno a la demanda según sea necesario, valiéndose de herramientas fiscales y monetarias en función del margen del que se disponga para la aplicación de políticas.


PRIORIDADES


En el caso de las economías avanzadas, la institución señala como prioridad que los países que disponen de espacio fiscal incrementen el gasto en iniciativas que fomenten el crecimiento de la productividad, en ámbitos como la investigación, la capacitación y las infraestructuras, mientras que insta a los países más endeudados a proseguir con la consolidación fiscal, a menos que la demanda privada sea muy débil, con el fin de estar preparados para la próxima desaceleración y el gasto en prestaciones que se avecina.


No obstante, el FMI advierte de que en el caso de que en estos países se detectase un debilitamiento de la actividad, y si las condiciones de mercado lo permiten, "pueden bajar el ritmo de consolidación fiscal para evitar un período prolongado de crecimiento inferior al potencial".


En cualquier caso, se recomienda a los países avanzados adoptar medidas para aliviar las restricciones estructurales e incrementar las tasas de participación en la fuerza laboral para hacer frente al envejecimiento demográfico, mejorar las perspectivas a medio plazo y desarrollar resiliencia de la economía.


Por otro lado, de cara a paliar los efectos de una futura desaceleración, el FMI subraya que la estrategia debería asignar a la inversión un papel protagónico en lo que se refiere a combatir el cambio climático, así como en ámbitos que apuntalen el crecimiento potencial y que garanticen una amplia distribución de los beneficios, como educación, salud, capacitación de la fuerza laboral e infraestructuras.


Asimismo, señala la necesidad de que las redes de protección social de los países faciliten un acceso amplio a oportunidades y reduzcan la inseguridad económica.


Es esencial reforzar las políticas macroprudenciales, realizar una supervisión más proactiva y, en algunos casos, sanear más a fondo los balances de los bancos, sobre todo en vista de que las vulnerabilidades continúan acumulándose durante un período prolongado de tasas de interés bajas, añade el FMI.

relacionada Christine Lagarde: de ser la cara de la austeridad a diplomática del euro
relacionada ​El FMI receta a España empleo barato y más impuestos

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil