viernes, 28 de febrero de 2020 20:05
Politica

Gobierno Vasco homenajea a los monjes benedictinos del Monasterio de Belloc por proteger a vascos huidos del franquismo

|

El Gobierno Vasco, con el Lehendakari, Iñigo Urkullu a la cabeza, homenajea a los monjes benedictinos de Belloc

Urkullu destaca que Euskadi fue "sociedad acogida" y ahora "debe ser una sociedad acogedora" de quienes "huyen de la guerra y la miseria"

El Gobierno Vasco y el Instituto de la Memoria-Gogora han homenajeado este viernes a los monjes benedictinos del Monasterio de Belloc, en Francia, por asistir y proteger a los vascos que se exiliaron huyendo de la guerra. "Huían de lo peor y se encontraron lo mejor de la condición humana", ha afirmado el Lehendakari, Iñigo Urkullu.

Urkullu, que ha apostado por la defensa de los derechos humanos y la solidaridad, ha destacado que Euskadi fue, en su día, "una sociedad acogida" y, en la actualidad, "debe ser una sociedad acogedora para las personas que huyen de la guerra, la injusticia o la miseria".

Liderados por el Lehendakari, Iñigo Urkullu, una pequeña delegación del Gobierno Vasco y familiares de algunos de los refugiados, junto con representantes de varias instituciones francesas, entre ellos, el presidente de la Comunidad de Iparralde, Jean-René Etchegaray, y el del Consejo General de los Pirineos Atlánticos, Jean-Jacques Lasserre, han acudido al Monasterio de Belloc para mostrar su agradecimiento por la labor humanitaria que realizaron al acoger a los huidos del franquismo.

En plena Guerra Civil, en torno a unos 40 vascos, incluidos algunos nombres importantes de la cultura y la política vasca como José Ariztimuño (Aitzol), José Miguel de Barandiaran, Antonio Labayen, o Joseba Elosegi, entre otros, encontraron refugio en esta Abadía tras huir del país "en condiciones penosas", tal como ha recordado el Ejecutivo.

El Lehendakari ha subrayado que aquellas personas "huían del horror de la guerra y encontraron una cálida solidaridad". "Huían de lo peor y encontraron lo mejor de la condición humana", ha añadido. En este sentido, en un ejercicio de memoria crítica del pasado, ha remarcado que, "en esta constatación sobre el horror del pasado, se asienta la esperanza en el porvenir".

Los monjes benedictinos de Belloc también durante la Segunda Guerra Mundial ofrecieron protección a la resistencia francesa y volvieron a acoger a vascos represaliados por el régimen franquista en los años 60. Actualmente, ofrecen ayuda y protección a inmigrantes y refugiados.

UNA SOCIEDAD ACOGEDORA
Iñigo Urkullu ha recordado que, hoy en día, "millones de personas en todo el mundo huyen de la guerra, la injusticia o la miseria buscando refugio". En esta línea, ha apuntado que Euskadi "fue una sociedad acogida cuando lo necesitó y ahora debe ser una sociedad acogedora". "Debemos guardar en nuestra memoria el esfuerzo por construir y defender una sociedad basada en la defensa de los derechos humanos y la solidaridad", ha manifestado.

El acto ha comenzado con un encuentro privado entre el Lehendakari y los monjes de la Abadía. Posteriormente, todos los invitados han realizado una visita al Monasterio y, por último, se ha procedido a la entrega de una placa.

Este acto, organizado por Gogora, sigue la línea marcada por el Instituto de la Memoria la Convivencia y los Derechos Humanos a lo largo de 2019 en materia de memoria histórica, con la que se ha querido poner el acento en el exilio vasco.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil