miércoles, 30 de septiembre de 2020 18:17
Politica

La UE evita pedir cuentas a España por el caso de la vicepresidenta de Venezuela

|

La Comisión Europea y el Consejo de la UE han evitado por el momento pronunciarse sobre el caso de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, que hizo escala en Madrid pese a estar en la lista de dirigentes sancionados por la UE. Además, este lunes, las instituciones comunitarias han limitado sus declaraciones sobre el caso, hasta el punto de que se han registrado momentos de tensión con los periodistas.

Las instituciones eluden la polémica y repiten una y otra vez que es a los Estados miembros a los que les corresponde cumplir las sanciones de viaje de la UE y controlar estas situaciones, sin aclarar tampoco qué mecanismos existen para pedir cuentas a España en caso de que se hubiera violado la política comunitaria con el episodio de Rodríguez.

En una rueda de prensa en Berlín, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha rechazado describir el episodio como una violación del régimen de sanciones de la UE y ha insistido en que son las autoridades nacionales españolas las que deben aplicar las sanciones y velar por su correcto cumplimiento. "No sé si ha habido una violación, no tengo los detalles", ha señalado.

Borrell ha llegado a poner en duda cómo formuló su pregunta la periodista que ha sacado a colación el tema de la vicepresidenta venezolana, porque en ella daba por hecho que España quebró el régimen de sanciones. El Alto Representante le ha replicado que no le correspondía a ella determinar si hubo una violación" de ésta política.

Esta tensión se ha vivido también en la rueda de prensa en Bruselas, donde el portavoz de la Comisión, Eric Mamer, ha afeado que los periodistas españoles insistieran con el tema. "No vamos a aceptar más preguntas sobre el caso. Hemos dejado claro que no vamos a comentar más al respecto, ahora os remitimos a las autoridades españolas para esclarecer este asunto", ha zanjado, dirigiéndose al grupo de periodistas españoles en la sala, tras dos preguntas al respecto. Luego la rueda de prensa se ha extendido media hora más.

De su lado, una de las portavoces del Servicio Europeo de Acción Exterior, Virginie Battu-Henriksson, ha indicado que los países deben estudiar caso a caso, tras no aclarar si en el de Delcy Rodríguez, que hizo escala en Madrid, se aplica el término "tránsito" que establecen las normas europeas. La política aprobada por la UE incluye la prohibición de "entrada" y de "tránsito" de las 25 personas inscritas en la lista de sancionados por su complicidad con la represión, incluida la dirigente chavista.

Las reglas prevén una serie de excepciones, como que un Estado miembro no está obligado a denegar la entrada de un sancionado si es uno de sus nacionales o si, por ejemplo, es país anfitrión de una conferencia internacional auspiciada por Naciones Unidas o actúa en virtud de un acuerdo multilateral que confiera privilegios e inmunidades.

"Es un tema complicado, tenemos las leyes, que están definidas, pero en cada caso específico son las autoridades nacionales las que tienen que gestionarlo", se ha limitado a decir, en unas explicaciones similares a las ofrecidas la pasada semana por el Ejecutivo comunitario.

MECANISMOS DE CONTROL
A su vez, fuentes europeas han recalcado que el órgano puesto en marcha por el Consejo de la UE --el órgano formado por todos los Gobiernos-- para velar por que el régimen de sanciones funcione correctamente, es, en todo caso, un foro de trabajo para poner en común las experiencias de cada país y para coordinar y armonizar las medidas. Estas fuentes hacen hincapié en que no se trata de un espacio en el que un socio pida explicaciones a otro y se pueda establecer un "juego de culpas".

En el Consejo tampoco existe un procedimiento sancionador previsto contra el Estado miembro porque no está previsto que se desmarquen de las sanciones, pero el país sí debe informar al resto de los Veintiocho de la situación. Por el momento, fuentes del Consejo no aclaran si España dio este paso o si otro socio europeo ha preguntado al respecto. Después de varias horas, las fuentes han señalado que, en realidad, la labor de control depende de la Comisión.

Además, este lunes en Bruselas se reunían las delegaciones diplomáticas de los países, pero, según ha podido saber Europa Press, no han discutido este tema, al centrarse la agenda en la salida de Reino Unido de la UE, prevista para este sábado. Al ser preguntadas directamente por el caso, las delegaciones señalan que corresponde al Ministerio de Exteriores de España responder si informó al Consejo.

Para este martes, la reunión del grupo de trabajo de la UE para América Latina y Caribe ofrece otra oportunidad para que los socios europeos traten el episodio vivido en Barajas, aunque fuentes consultadas por Europa Press rebajan las expectativas y explican que el encuentro servirá, principalmente, para debatir sobre la visita del presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, a Bruselas la pasada semana.

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil