sábado, 6 de junio de 2020 03:50
Opinión

LA PANDEMIA QUE NOS HIZO DIGITALES

Pablo Rodríguez Canfranc
Pablo Rodríguez Canfranc
Economista

Una de las pocas buenas noticias que ha traído consigo esta horrible crisis que está sufriendo el mundo es que nuestro país cuenta con una dotación de infraestructuras de telecomunicaciones ultrarrápidas de banda ancha suficientes para dar soporte a la vida digital de los españoles. El “test de estrés” de las redes se impuso de un día para otro -sin previo aviso- cuando ante la gravedad de la situación el Gobierno decretó el estado de alarma y la necesidad de confinar a la población para frenar la expansión del nuevo coronavirus.


A partir del comienzo del confinamiento, el 15 de marzo, el tráfico por internet ha aumentado un 80% y las llamadas de voz se han duplicado. El ocio en online también se ha disparado: entre el 13 y el 15 de marzo el tráfico relacionado con los videojuegos aumentó un 271 por ciento con respecto a la semana anterior. El encierro domiciliario también ha implicado que miles de españoles continúan su actividad laboral en modo teletrabajo, de forma que las herramientas de trabajo colaborativo como Webex, Skype o Teams –que requieren un ancho de banda muy amplio al incorporar videoconferencia- han multiplicado su tráfico por cuatro.


Internet adiccion 1


El caso es que los tres grandes operadores –Telefónica, Orange y Vodafone- llevan desplegando redes de fibra óptica desde 2005, cuando tienen lugar las primeras pruebas piloto de Telefónica, de forma que hoy 3 de cada 4 hogares españoles tienen cobertura ultrarrápida gracias a esta tecnología. Esta penetración sitúa a España en el primer lugar en cuanto a cobertura y clientes de fibra óptica en Europa. Nuestro país dispone de más fibra óptica que Alemania, Inglaterra, Italia, Francia y Portugal juntos. Además, estamos hablando de que en su mayoría son accesos de fibra hasta el hogar (FTTH: Fiber To The Home), la de mayor calidad puesto que evita perdidas de rendimiento, al unir directamente centralitas y hogares.


Nuestra vida ya es digital y el acceso a internet de los españoles es ya generalizado: 9 de cada 10 ya son usuarios. La pandemia ha demostrado que muchas de las actividades que realizamos diariamente podemos seguir haciéndolas en las redes sin salir de casa, y, a pesar del parón de la actividad económica, las comunicaciones nos permiten estar en contacto con nuestros seres queridos, estar debidamente informados sobre la evolución de la situación, gozar de recursos para el ocio y el trabajo, e incluso, en la medida de lo posible, mantener la actividad de enseñanza y aprendizaje por vía telemática en institutos y universidades.


Cuando pase esta crisis nos daremos cuenta de que la vida real y la digital no son dos espacios separados, sino dos facetas de una misma cosa. Estamos inmersos en un proceso de transformación guiado por la tecnología que algunos equiparan con las revoluciones industriales del pasado. Es nuestra responsabilidad que el ser humano este el centro de dicho proceso, que sea inclusivo, y que no se quede nadie por el camino.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil