sábado, 31 de octubre de 2020 21:23
Editorial

LOS SETENTA YOGURES DEL IVA DE LAS MASCARILLAS

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

Como todos sabemos, es obligatorio ponerse una mascarilla quirúrgica cuando circulamos por nuestras calles, carreteras, caminos vecinales o por cualquier otro lugar que no sean nuestros domicilios particulares. Tanto es así, que más de un ciudadano o ciudadana, por despiste muchos de nosotros, hemos tenido desagradables incidentes y multas con la policía, la guardia civil o los urbanos que tienen orden de multarnos o advertirnos si no cumplimos con esta “sagrada” norma nacida en las diferentes sedes de los partidos, los gobiernos autonómicos y, por supuesto, en el Ministerio de Sanidad y en la Presidencia del Gobierno de España. En numerosas ocasiones los que no tienen intención de desobecer, una gran mayoría, por un simple despiste reciben reprimendas muy ofensivas e injustas ya que ninguno de esos inquisidores tienen en cuenta ni la edad avanzada del delincuente ni su inmediata petición de disculpas. Somos un país de Torquemadas y luego manifestamos nuestro liberalismo social en botellones y fiestas multitudinarias escandalosas e irresponsables.


Transeúntes pasean con mascarillas por A Coruña en el día 41 del estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19 donde tan solo están permitidos por el momento los desplazamientos para empleados de servicios esenciales, aquellos que no puedan teletr


Cuando comenzó la pandemia, casi todos los contribuyentes las pasamos canutas para encontrar esa “prenda obligatoria y hasta los botes de alcohol, porque nuestros representantes públicos, por no haber previsto el desastre que se venía encima, no disponían de eses elementales instrumentos de defensa, que algunos astutos propietarios de bazares chinos “advertidos por alguien desconocido” habían acaparado de las Farmacias y revendían a 20 euros la pieza haciéndote un favor. De aquella situación confusa, y sobre todo del impresentable hermetismo de la potencia asiática, ha nacido una sospecha, que dejo en lo personal, de que aquí ha pasado algo muy grave, y que, de momento, nadie se ha atrevido a explicar, o bien porque no lo sabe, o bien porque no conviene hacerlo. El tiempo, espero acabará aclarando lo que ahora es un evidente negocio escandalosamente especulativo que además se ha llevado millones de vidas por delante.


Ahora mismo si hay ya mascarillas obligatorias, pero son un negocio indecente, porque una familia normal con dos padres, un hijo y una par de abuelos jubilados no pueden soportar si no dejan de quitarse cosas del cesto de la compra, muy vaciado ya por los eres y el paro galopante.


Y la pregunta es muy sencilla ¿Por qué el gobierno  socialista y los que se dicen representantes de los ciudadanos más pobres , o sea los que gritan a pleno pulmón Si se puede permiten que seamos tan insolidarios con los que menos tienen cargándole a las mascarillas un 21 % de IVA?

Veamos cómo está nuestro entorno europeo en ese asunto.


Alemania ha rebajado el IVA de las mascarillas del 19 % al 16 %. En Bélgica, otro país casi tan golpeado como España por el coronavirus, el IVA antes de abril era del 21 %, ahora se ha quedado en un 6 %. Francia también lo ha rebajado del 20 % al 5,5 %, Holanda ha establecido un tipo del 0 %; Italia otro del 5 %, Portugal uno del 6 % frente al 23 % que tenía anteriormente, y Suiza uno del 7,7 %.


No hay uniformidad, pero si edificantes ejemplos a seguir como lo es Holanda, Italia y hasta nuestra vecina Portugal cuyo primer ministro ha tirado por la recta, pese a lo que dicen los socialistas españoles sobre una sentencia europea que como podrán leer a continuación nace y muere si se aplica la Directiva 2006 del Consejo Europeo. Hecha la ley, hecha la trampa…


La realidad es que, según el Anexo III de la Directiva 2006/112/CE del Consejo europeo, de 28 de noviembre de 2006, en su punto 3, afirma que puede aplicarse el IVA reducido a “los productos farmacéuticos del tipo de los utilizados normalmente para el cuidado de la salud, la prevención de enfermedades y tratamiento con fines médicos o veterinarios, incluidos los contraceptivos y los productos de higiene femenina”. Y, según confirmó al portal Newtral.es, en la Comisión Europea las mascarillas no están consideradas productos farmacéuticos”.


Para que Vds. se hagan una idea muy simple: si Vds. se gastan 100 euros al mes en mascarillas y geles para que sus hijos, los abuelos y el matrimonio, 21 eurazos se los lleva el IVA y por lo tanto se protegen contra el coronavirus peor, pero si son Vds. holandeses o Italianos o portugueses no tendrán ese muy injusto problema y además con esa cantidad podrán meter en la cesta de casa unos 70 yogures básicos.

¿Qué les parece Señores del Gobierno de izquierdas?

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil