lunes, 30 de noviembre de 2020 09:28
Opinión

“LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA ES UNA MIERDA” Y RAHOLA UNA VÍCTIMA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta”. Esta es una de las muchas frases brillantes de Mafalda, que se puede aplicar perfectamente a determinados personajes. La hemos elegido porque viene al pelo para hablar de Pilar Rahora, la reinona del procés que le reporta unos buenos dividendos. A la susodicha también se la conoce por su ya histórica  frase que le espetó a un policía local de Badalona, “¿No sabe quién soy yo?” cuando la grúa se había llevado su coche oficial por estar mal aparcado y su chófer pretendía llevárselo sin pagar la sanción, cosa que hizo. Sus actuaciones estelares como tertuliana son de lo más ilustrativas. En ellas suelta sus arengas incendiarias a favor del independentismo y en contra del gobierno y todo lo que ella considera enemigos. Lo hace en medios de comunicación públicos y en algunos privados. Esos que practican el doble juego para seguir recogiendo el dinero en grandes cantidades.  


Pilar rahola



En su afán de protagonismo y de demostración de poderío por sus relaciones con las altas esferas gubernamentales, económicas y  sociales -demostraciones que incluyen paellas y conciertos de guitarra del maestro Puigdemont  y su coro de palmeros-, al final, como no sabe estar callada porque enfermaría, han visto la luz unas grabaciones en las que se quejaba del director de TV3 porque  le estaban “quitando” alguna intervención en la televisión que considera que es suya y de algunos de sus amigos, pero que pagamos todos. Estaba indignada, y así se lo manifestaba a su interlocutor, el gran Madi, el de los negocios.


Pilar Rahola, que en su día le hizo la rosca a Artur Mas -con biografía incluida-, ahora defensora y amiga de Puigdemont con el que habla a menudo por teléfono -debe ser para darle instrucciones- no tiene el menor reparo en utilizar su amiguismo para sacar provecho económico a su apoyo. Al expresidente Torra lo tiene a menos, sabía que era el títere de Puigdemont hasta que este se desligó del huido, pensaba que era el presidente libre de ataduras y en los últimos meses volaba solo, sin protección para desespero de su mentor.


Ante la publicación de los audios, la reinona, como suele hacer, sin reconocer el fondo de la cuestión que es muy grave, arremetió contra España, como siempre, para decir que “la democracia española es una mierda”. La suya y la de sus amigos que hacen negocio a costa de los sentimientos de aquellos ciudadanos que se creen sus mentiras, es la mejor del mundo. Con una falta de ética, y de vergüenza torera, lo que demuestra para qué quieren la independencia de Catalunya: para hacer negocios, controlar todo y que nadie les pida cuentas.


Dicen que la condición humana no tiene remedio en sus debilidades, eso parece. Cuando a algunos se les llena la boca de decir que hay que erradicar la corrupción, los privilegios y todas esas cosas, y que el sector negocios del partido estaba a punto de desaparecer, con la “transparencia” de hechos como estos demuestran que no ha sido así y que para unos cuantos espabilados o sinvergüenzas su única ideología es la pasta por la pasta, y no precisamente la italiana.


Rahola, Madi, Vendrell, Benet y compañía son los nuevos nombres que cabalgan en este campo sin vallas, dejando atrás a los Pujol y compañía, creyéndose impunes, que no lo son.

Como decía Mafalda “Hay tantas personas viviendo en las nubes…que me da miedo que un día de estos empiece a llover cocos”. Pues eso, y que quede claro que Rahola es una victima de la democracia española que es una mierda, la suya una vergüenza lucrativa.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil