jueves, 2 de diciembre de 2021 19:29
Opinión

El podemita Alberto Rodriguez contrata al abogado Gonzalo Boye

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Se suele decir que la política cambia a las personas que se dedican a ella. Los cargos se empoderan de tal manera y sus egos les crecen tanto que llegan a tapar el Sol de sus vidas y les aparta del verdadero objetivo para los que fueron elegidos en las urnas: servir a la ciudadanía.  La realidad es que los ciudadanos tienen que servirles a ellos. Ya se sabe que la política es un juego complejo y retorcido que afecta a todo el mundo, les guste o no. No se presta un voto cada cuatro años y ahí acaba la función del ciudadano/a, sino que hay que exigirle a la clase política que cumpla lo que han prometido y pedirles responsabilidades por sus actos. Porque como decía Miguel de Cervantes, “la honestidad es la mejor política”.


La ciudadanía, la mayoría, tiene la sensación de que los políticos con cargos con poder -muchas veces muy mal ejercido- gozan de inmunidad que no tienen el resto de los mortales. Son “diferentes” y gozan de unos privilegios que están vetados para los demás, Es el “patrimonio” del que se cree superior, olvidándose de dónde viene.


Estos días está siendo noticia el político Alberto Rodriguez de Unidas Podemos, que ha tenido que “dejar” su escaño tras ser sentenciado por pegar una patada a un policía nacional en el transcurso de una manifestación. Este hecho le ha valido una sentencia que le inhabilita por un tiempo para ejercer cargos públicos. Es decir, que tiene que dejar su escaño al que tanto gusto le había cogido. ¿Es justo?, pues que cada uno saque sus conclusiones, Lo que sí está claro es que una sentencia se acata y si no se está de acuerdo se recurre, porque sus señorías no son infalibles, como cualquier ser humano. Lo que sí sobra es la sobreactuación y las amenazas contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que lo único que ha hecho es cumplir con su obligación de ejecutar, previa consulta a los letrados del Congreso. Lo que sucede es que se ha llegado a un punto que determinados políticos, cuando las leyes les favorecen, están de acuerdo, y cuando no, ponen el grito en el cielo y arremeten contra todo. Eso está ocurriendo muy a menudo con los podemitas, que se las saltan y quieren que sus actos no tengan consecuencias .Son “la nueva casta” que ellos tanto han criticado. Los intocables de la política representan un claro ejemplo de servicio a sus intereses.


Archivo - Arxiu - Gonzalo Boye, advocat de l'ex president català Carles Puigdemont.

Gonzalo Boye @ep


Alberto Rodriguez que va de persona del “pueblo”, pobre, honesto y solidario, ha elegido para que le defienda al abogado de moda Gonzalo Boye y a su mujer. El abogado de cabecera de Carles Puigdemont y Quim Torra, también ha defendido al etarra Josu Ternera y al narcotraficante gallego Sito Miñano, entre otros. Boye estuvo en la cárcel por colaborar con ETA en el secuestro de Mariano Revilla, un abogado controvertido para un exdiputado especial. La pregunta es: ¿Por qué ha elegido a Boye para su defensa? Y por supuesto, ¿quién paga los honorarios de este letrado y los de su esposa?,Porque sus minutas, económicas, no lo son. Ya se sabe que los abogados tienen que defender hasta a asesinos, pero un diputado que habla de ética y valores no contrata a un abogado como Boye, con todo mi respeto, que la verdad es que no lo tiene. El fin no justifica los medios y todo no vale, señor Rodriguez, al final siempre es lo mismo: “Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace “. Pues los que venían a cargarse a la casta una vez más han sucumbido a la misma. Porque como decía Leo Tolstoy: “Cualquier cosa es mejor que la mentira y el engaño”.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE