jueves, 7 de julio de 2022 13:31
Internacional

La guerra de Ucrania: destruye el orden mundial dividiéndolo en dos bloques

La guerra de Ucrania ha desencadenado un cambio en la historia de la humanidad, y ha dado lugar a un nuevo orden que va a afectar al escenario internacional durante décadas.

|

La guerra de Ucrania ha desencadenado un cambio en la historia de la humanidad, y ha dado lugar a un nuevo orden que va a afectar al escenario internacional durante décadas. En otras palabras, con Washington y Moscú, las mayores potencias militares del mundo, enfrentándose cara a cara, inevitablemente se nos viene encima un nuevo orden mundial que cambiará drásticamente la naturaleza de las relaciones internacionales.


51900244312 3e1961f7fb c

Banderas de Rusia y Estados Unidos @Jernej Furman


Esta tendencia ha existido desde antes de la Primera y Segunda Guerra Mundial y ha creado varios tipos de orden internacional en las formas de Pax Persica, Pax Romana, el Concierto Europeo y el Orden Bipolar después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría posterior. Ahora, casi un siglo después del establecimiento del orden que siguió a la Primera y Segunda Guerra Mundial, parece que Estados Unidos y Europa, en oposición a Rusia en Ucrania, buscan sentar las bases para un nuevo orden mundial.


Rusia buscó tomar la iniciativa en las relaciones internacionales a través de una guerra preventiva con el pretexto de que Ucrania se uniera a la OTAN y lograra sus intereses globales rompiendo la barrera de las sanciones. Ahora que la guerra está en su segundo mes y el Kremlin aparentemente no ha logrado las victorias esperadas, el conflicto se tambalea en los Estados Unidos y Europa en las dimensiones política, económica y de seguridad.


Lo que está claro hasta ahora es que la crisis de Ucrania no se puede comparar con la crisis de los misiles cubanos de 1962 y los acuerdos posteriores que abrieron un nuevo capítulo en las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1962, se llegó a un acuerdo entre las dos superpotencias que dividieron el mundo en los campos Este y Oeste. Ahora está sucediendo algo más, ya que Estados Unidos y sus aliados están ejerciendo una presión cada vez más directa sobre Rusia.


Políticamente, Estados Unidos y Europa se enfrentan al hecho de que los rusos y los chinos han cambiado fundamentalmente desde la Guerra Fría. Rusia ha dominado Europa durante años mediante un chantaje energético sin precedentes, y China se ha convertido en una enorme superpotencia económica que mantiene el pulso de la economía mundial. 


La administración Biden está tratando de sacar lo mejor de la guerra de Ucrania presionando a Moscú y fomentando su aislamiento internacional. Estados Unidos incluso está planificando las consecuencias de la caída de Kiev y la posible transferencia de la capital ucraniana a la ciudad occidental de Lviv, cerca de la frontera con Polonia, y con el pleno apoyo de los defensores ucranianos, busca aumentar el gasto militar y económico de Rusia. Es decir, poner a Putin de rodillas.


Los errores de cálculo en las etapas de planificación y ejecución han impedido que el ejército ruso invada Ucrania por completo. Estados Unidos está buscando esta oportunidad de oro para separar a Moscú y Pekín a través de la presión de la guerra y las sanciones económicas. El fuerte apoyo de Biden a Ucrania envía un mensaje a China de que, como en la Guerra Fría, se pueden definir nuevos bloques y esferas de influencia.


UN MUNDO, DOS BLOQUES 


En la crisis de Ucrania, Estados Unidos busca dividir el mundo en dos bloques. Un bloque es Europa Occidental y la OTAN, que está bajo el control total de los EEUU. y se supone que debe reducir su dependencia de los suministros de energía rusos y recurrir a las empresas de energía controladas por los estadounidenses. 


Mientras la situación en Ucrania empeora y Moscú amenaza con usar armas nucleares, Europa percibe la amenaza rusa como una intención de Estados Unidos y apoya a Washington de tal manera que hoy la muerte cerebral de la OTAN, en términos de Macron, se ha convertido en una epifanía. Estados Unidos necesitaba retratar la amenaza rusa de manera objetiva a los países de Europa occidental. Ahora, tal como lo ve Estados Unidos, Rusia es una amenaza estratégica a largo plazo que requiere una confrontación planificada.


Un mundo bipolar

Mapa del mundo, dividido en dos bloques


El otro bloque incluye países con recursos energéticos. Hasta hace apenas unas semanas, pocos podían imaginar que Estados Unidos y Venezuela, además de Europa y Qatar, entablaran negociaciones serias sobre la compra de petróleo y gas. Por lo tanto, la determinación de Estados Unidos de sancionar las ventas de petróleo de Rusia y cortar su acceso a todos los ingresos por ventas es indicativa de la colaboración de la administración Biden y el Congreso en la elaboración de un plan integral y multifacético para contrarrestar a Rusia.


El apoyo inquebrantable de los países europeos a Ucrania a través del envío de armas antitanque y lanzamisiles es otra señal de que, a diferencia de las últimas dos décadas, Europa tiene cada vez más tendencia a un mundo occidental liderado por Estados Unidos. Como resultado, cuanto más avance Rusia en Ucrania, más se hundirá en el atolladero de esta guerra. En otras palabras, Europa y Estados Unidos, que han formado una alianza sin precedentes después de la Segunda Guerra Mundial a nivel internacional, prefieren que la guerra en Ucrania continúe el mayor tiempo posible para que puedan construir un consenso internacional e imponer amplias sanciones contra Rusia. Las sanciones impuestas contra el petróleo ruso también pueden ser una gran amenaza para China.


A nivel nacional de Rusia, las empresas de pago como Visa, Mastercard y Apple Pay también han suspendido todas las operaciones en un intento por instigar el descontento social y crear serios desafíos para el gobierno de Putin. De hecho, no hay nada peor que el descontento social de un país en guerra con un adversario extranjero. Este problema puede extenderse rápidamente por toda Rusia, debilitar la moral de los militares y provocar graves disturbios internos que podrían representar una seria amenaza.


Por supuesto, Rusia espera que Estados Unidos y Europa acepten el hecho de que, a la larga, no pueden aislar a Moscú hasta el punto de poner en peligro su propia existencia y excluir completamente a Rusia del sistema político y financiero mundial. Además, Europa debe tomarse en serio la amenaza de los ataques nucleares, ya que las primeras víctimas de cualquier conflicto nuclear son los países europeos.


En cualquier caso, en la guerra de Ucrania, Rusia ha sido retratada como un monstruo peligroso, y los europeos, que llevan años sufriendo de falta de unidad y disenso ante una potencial amenaza rusa, ahora se han alineado contra Moscú. y han aumentado su presupuesto de defensa para estar listo para una confrontación más seria con Rusia. En tales circunstancias, Estados Unidos podría involucrar a Rusia con China y así, lograr lo que han buscado en los últimos años: un ataque directo a Pekín. 


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE