domingo, 9 de mayo de 2021 14:50
Opinión

LO DE HIPERCOR NO DEBE OLVIDARSE

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952


Para los periodistas que cubrimos la información aquel 19 de Junio de 1987, la fecha nos resulta inolvidable. Por lo que vimos y por lo que contamos, todavía guardamos un sentimiento de horror por el asesinato de 21 conciudadanos y las heridas causadas a otros 45 para los que la vida, a partir de aquel momento, se nubló para siempre.


Un socavón de unos cinco metros en la primera planta del aparcamiento se convirtió en una chimenea mortal por la que se coló una bola de fuego tipo napalm a 3.000 grados de temperatura que arrasó todo lo que pilló a su paso. Era la consecuencia directa de la carga explosiva de 200 Kilos que habían colocado en un Ford Sierra los integrantes del Comando Barcelona que formaban Josefa Ernaga, Rafael Caride y el sanguinario Domingo Troitiño, quienes excusándose en unas confusas llamadas hechas a la Guardia Urbana trataron de justificar la barbaridad que habían cometido.


Hoy, visita Barcelona, recién salido de la cárcel el representante del "ala mediática" de ETA, Arnaldo Otegui, invitado por la CUP, Iniciativa, Podemos, Esquerra Republicana y Convergencia que, por aquel entonces, mandaba en la Generalitat. Le recibe con todos los honores la Presidenta del Parlament Carme Forcadell en su despacho oficial de la sede parlamentaria de todos los catalanes. El President Puigdemont guarda las formas con sabio criterio, dando un paso al lado.


Todos sabemos lo que pasó en Hipercor, Otegui que pertenece a la generación de ETA a la que no se le debería permitir hacer política por su muy escasa convicción democrática y por tener las manos manchadas de sangre, no viene a pedir perdón, sino a hacer campaña para su nueva formación política. Estrategia para la que va a recibir ayuda de quienes hemos relacionado como sus anfitriones, entre los que debe destacarse por encima de todos a la Presidenta del Parlament quien, una vez mas, ha demostrado la escasa inteligencia política que posee y el sectarismo por el que se guía.


Queda todo dicho pues y además escrito. Que cada cual asuma su papel, pero a quien trabajó como periodista aquel maldito 19 de Junio en una emblemática radio barcelonesa que se llamaba Radio Miramar, le parece lejos de cualquier ideología, que "lo de Hipercor no debe olvidarse", porque fue una masacre incalificable contra Catalunya y la libertad de todos los catalanes. Algo, que en aquel instante, ni siquiera pusieron en duda Convergencia e Iniciativa, dos de los que ahora le hacen la ola al representante de los asesinos con vergonzosa desmemoria histórica, mientras que los socialistas que entonces tenían un alcalde emblemático al frente de Barcelona, se esconden en un segundo plano lamentable, dejándole a la derecha civilizada o a la radical el honroso papel de recordar a los barceloneses asesinados y a las familias a las que se les destrozó la vida para siempre. ¿Qué clase de izquierda es esta?

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil