miércoles, 20 de enero de 2021 20:39
Opinión

¿HAY FIEBRE AMARILLA EN EL AYUNTAMIENTO DE VILADECANS?

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Viladecans2 2


Algo está sucediendo en el Ayuntamiento de Viladecans en los últimos tiempos. Determinados personajes han cogido la de Villadiego. El primero en marchar -no por voluntad propia- fue el primer teniente de alcalde, Joaquín Guerrero, después de que la policía judicial entrara en el consistorio para llevarse bastante documentación vinculada al caso INIPRO y lo detuvieran. El escándalo estaba servido y, como resultado del mismo, el político presentó la dimisión. Era la forma de que el alcalde se cubriese frente a la opinión pública.


Al dejar su cargo electo, el investigado se reincorporó a su trabajo. Según la versión oficial, volvió a la plaza que tenía antes de ser concejal pero la verdad es bien distinta. Este señor tiene su plaza de administrativo, que en su día dejó “aparcada” para ocupar un puesto directivo de confianza en el teatro auditorio Atrium, con un sueldo muy superior al de administrativo, que es su verdadero puesto de trabajo y al que no ha vuelto. Carlos Ruiz lo “premió” con el cargo de confianza y con el sueldo casi igual al que tenía en su responsabilidad de Gobierno. Eso sí, con la complicidad de José Luís Atienza de ICV, que forma parte del equipo de Gobierno.


Unos meses después, Verónica Arasil, regidora socialista presenta de manera inesperada su dimisión, sin despedirse ni siquiera en el pleno. Se da la coincidencia de que Aransil había trabajado en INIPRO hasta su entrada como regidora. En el área de su competencia, la regidora del PSC adjudicó a INIPRO actividades. ¿Incompatibilidades? ¿Qué hacía mientras el secretario del ayuntamiento? ¿Afiliarse a la ONCE? La dimitida es la nuera del exconcejal Pidelaserra -todo queda en familia en este ayuntamiento-. Verónica, una vez “fuera” del ayuntamiento, ha vuelto a su anterior trabajo en la empresa INIPRO, que sigue prestando servicios al ayuntamiento.


Había pasado pocos meses cuando el secretario del consistorio solicitó el traslado y se fue en comisión de servicio a Vilanova i la Geltrú. Debe ser para cambiar de aires, pensaron algunos, pero los hay que preguntan por qué se marchó el secretario.


Curiosamente, a raíz del contubernio de INIPRO el pleno aprobó la creación de una comisión para estudiar el tema. La preside una regidora de Ciudadanos. ¿Se entera de algo? ¿Quién está sin esperarlo en la misma? El exsecretario y secretario en activo en Vilanova. ¿Es legal? NO, pero ¿qué hace la oposición?


La estampida de la casa de la vila se completa, hasta el momento, con la marcha hace pocas fechas de la tesorera del ayuntamiento. También se va en comisión de servicio. No me interesa dónde pero se va. ¿Por qué? Se lo dejo deducir a los lectores. Es como si de repente hubiera entrado la fiebre amarilla en el ayuntamiento y no quieren que los coja dentro. 

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil