miércoles, 20 de enero de 2021 21:32
Opinión

EL LIBERALISMO DE ALBERT RIVERA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Rivera 5


Érase una vez un jovencito con ambiciones políticas -¿desmesuradas?- que para conseguir que él y su partido pudieran conseguir representación parlamentaria no dudó en fotografiarse en pelotas. La novedad, la buena verborrea y su cara de niño fueron suficientes para que el objetivo ansiado fuera una realidad. Albert Rivera y Ciudadanos entraron en la cámara catalana con unas ganas infinitas de comerse al mundo, es decir, de conseguir más representación en los siguientes comicios. La actuación del joven abogado, como látigo de CDC, la corrupción y la demagogia dieron los resultados esperados: el salto de Albert Rivera a los ‘mandriles’. Había sido su sueño desde que se inició en política de la mano del PP, con mala suerte, por cierto.


¿Qué ha sucedido hasta ahora con el éxito de Ciudadanos? Había mucha gente de izquierdas y de centro que estaban desilusionadas de sus partidos -PSC, PP etc- que vieron en el partido naranja el aire fresco que necesitaba la política española y apostaron por él.


Con la presencia de Ciudadanos en el Congreso de los diputados y el protagonismo adquirido por Rivera en las negociaciones para investir a Rajoy presidente del gobierno, el partido ha conseguido un tiempo de “gloria” que no ha sabido aprovechar y a un precio muy alto que aun no ha sabido calcular. El PP y el PSOE van a la suya y el “sentido de país” de Ciudadanos de poco le ha servido. No nos engañemos, los grandes partidos y el PNV le están y seguirán haciéndole la pinza.


Este sábado los naranjitos han celebrado su Consejo General y han decidido cambiar: nada de socialismo y mucho de liberalismo. ¿Por qué? Hay que cambiar el ideario, situarse en el centro liberal y mantener el caudillaje de Rivera en el partido, que para eso lo creó. Lo que quiere Rivera es la concepción liberal de la democracia que se limita a garantizar la libre elección de los gobernantes sin preocuparse por el contenido de la acción de éstos. Pero en el Consejo le salieron voces discrepantes que no están por la labor. ¿Los expulsarán?, con el tiempo se irá viendo, aunque la guardia pretoriana del líder es fuerte.


Ciudadanos quiere marcar perfil propio siendo un PP “moderno y limpio de corrupción”, aunque a los naranjitos ya les están saliendo algunos cargo públicos implicados.


No lo va a tener fácil Ciudadanos en el futuro sino sabe sacarse partido, en todos los campos, de la situación en que se encuentra y son capaces aprovechar la inestabilidad del gobierno, eso sí, si se lo permiten. De momento, han conseguido estar presentes de manera importante en los medios de comunicación, que ya es algo, pero, ¿han pensado en aquellos votantes sociatas y de centro que les prestaron el voto? Creo que no y puede suceder que levanten de nuevo el vuelo para encontrar un partido que les represente mejor.


Como decía Francisco Umbral “el liberalismo fue muy activo en el siglo XIX, pero se ha convertido en una elegante poltrona para bienpensantes que todo lo comprenden, todo lo toleran y no se meten en nada”. Es el anillo que le viene al dedo a Albert Rivera. 

COMENTAR

1 Comentarios

1

Yenos sectarismo y más profundidad en el análisis que no resiste a la crítica más ligera, Carmen. Sabemos que la prensa está mal, pero tanto?

escrito por Blanca Sinués Porta 20/dic/16    18:44

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil