jueves, 25 de febrero de 2021 08:53
Internacional

Rusia estaría ocultando un posible desastre nuclear

|

Pripiat cerca de Chernobil

La ciudad fantasma de Prípiat, cerca de Chernóbil



Rusia ha confirmado que ha detectado un aumento de actividad radiactiva en los Urales. Lo ha hecho unas semanas después de que funcionarios franceses señalaran que podría haber sido debido a un "accidente" en una instalación nuclear rusa o kazaja.


El estado había constatado un  aumento de niveles del isótopo Rutenio-106 en los Urales del Sur.


"Pero no había nada de qué preocuparse", dijo el jefe del Servicio Metereológico Ruso, Maxim Yakovenko. 


"Sí, los niveles han podido haber sido cientos de veces más altos que los niveles de fondo, pero seguían siendo seguros para el público en general. En cualquier caso, en Rumanía, las cifras eran al menos un 50% más elevadas".


El funcionario ruso transmitió a la agencia de noticias Interfax que no tenía "ni idea" de dónde venía esa radiación:


"¿Por qué buscarías la fuente cuando no hay peligro?", les espetó.


Según informa 'The Independent', el reconocimiento de los altos niveles de radiación llegó después de que los organismos oficiales rusos lo hubieran negado en reiteradas ocasiones. 


El 11 de octubre, Rosatom, la Corporación Estatal de Energía Atómica, emitió una declaración desestimando las afirmaciones francesas y alemanas de una fuga nuclear de los Urales a finales de septiembre.


Tales conclusiones eran "infundadas", señaló la corporación: "Sólo San Petersburgo, en la frontera occidental de Rusia, había detectado niveles elevados de rutenio-106". "Los niveles de radiación en todas las instalaciones atómicas en Rusia están en línea con los niveles de fondo natural ", aseguró Rosatom.


El Servicio Meteorológico tampoco informó a las autoridades locales del aumento de los niveles de radiación en ese momento.


En Facebook, Yevgeny Savchenko, Ministro de Seguridad Pública de la región de Chelyabinsk, confirmó que su oficina no había recibido ninguna advertencia. "Sólo cuando comenzó la histeria mediática pedimos explicaciones tanto a Rosatom como al Servicio Meteorológico", dijo.


Ambas agencias están legalmente obligadas a advertir de picos "peligrosos" en los niveles de radiación.


Las concentraciones más altas de radiación fueron, como señaló el ministro, observadas alrededor de la planta de reprocesamiento nuclear de Mayak.


La planta está situada cerca de Ozyorsk, una ciudad cerrada a 45 millas al norte de la ciudad altamente industrializada de Cheliabinsk.



No es la primera vez que la planta de Mayak aparece en los titulares. El 29 de septiembre de 1957 una explosión en el lugar provocó la emisión de radiación en una superficie de más de 51.800 kilómetros cuadrados.


El accidente permaneció en secreto hasta 1976 y es hasta la fecha el tercer peor accidente nuclear del mundo.


La actual planta de Mayak ha sido blanco de los activistas, que dicen que los gerentes no han aprendido las lecciones de la catástrofe de 1957. Afirman que han aumentado los objetivos de producción a costa de la seguridad.



Greenpeace ha identificado la planta como la fuente probable de la fuga.



"El hecho de que ya se haya admitido que Ruthenium-106 estaba presente en la atmósfera alrededor de Mayak hace que eso sea una suposición absolutamente natural", señala Rashid Alimov, jefe de la Unidad de Energía de Greenpeace Rusia.


En un comunicado, la organización sostiene que pedirá al Fiscal General de Rusia que inicie una investigación oficial sobre lo que califica de "encubrimiento".


La gerencia de Mayak ha negado que tenga algo que ver con el aumento de los niveles de radiación.


La empresa sostiene que no han realizado ningún trabajo que en los últimos años pudiera conducir a la emisión de rutenio-106 a la atmósfera. Según su página web, "la radiación de fondo alrededor de la planta sigue siendo normal".


EL RECUERDO DE CHERNÓBIL


Cheryl Rofer, químico nuclear retirado del Laboratorio Nacional de Los Alamos ha señalado a a 'The Independent' que la fuga probablemente ocurrió como resultado de una brecha en los sistemas de filtración de aire. "Dado que sólo se ha registrado un isótopo, es casi seguro que la fuga se produjo en la línea de procesamiento".


"Hasta ahora, la comunidad internacional no sabe lo suficiente como para especular sobre los peligros que la filtración podría conllevar", señala el científico. 


"Los niveles observados en Europa no son suficientes para dañar la salud humana, pero no podemos estar tan seguros en el caso de Rusia".


El secretismo en torno al incidente lo ha hecho "aún más desconcertante".


"No se puede evitar recordar Chernóbil: en aquel entonces los soviéticos no hablaron ni siquiera cuando los demás detectaban los radionúclidos", señala.


COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil