sábado, 19 de agosto de 2017 07:39
Opinión

LA CORRUPCIÓN NO ES EL SISTEMA, ES EL SISTEMA MISMO

David Fornons
David Fornons

El diputado de la CUP David Fernández hizo la anterior aseveración el lunes pasado en el programa de Josep Cuní, en el canal televisivo del Grupo Godó. La misma noticia ha aparecido reflejada en la Vanguardia. Resulta curioso que en un medio escrito financiado por el gobierno de la Generalitat con nueve millones de euros y que sus ganancias anuales han sido tan solo siete (casi ocho) sean el estandarte de tal acertada afirmación.

Bien, primero agradecer la claridad de ideas de David Fernandez. Su afirmación nos puede llevar a la consiguiente pregunta. Si el sistema es la corrupción, ¿desde cuando lo ha sido, lo ha sido siempre, desde sus orígenes? Es decir, esta corrupción generalizada caso de ser sistémica ¿se puede decir que siempre ha existido, aunque haya sido escondida o velada a la ciudadanía? Caso de no ser así, que la corrupción no sea el sistema, cabe preguntarse y es lícito hacerlo, cuando empezó, quién empezó y porqué se permitió.

Me comentaron que no hace mucho Alfonso Guerra en una entrevista más o menos, afirmaba o más bien no negaba, que la capacidad tanto intelectiva como moral de los políticos actuales era francamente inferior a los de su época. Bien no sé si él, la memoria no me falla con el tema del hermanísimo, es la persona adecuada para dar ejemplo. ¿El problema de la corrupción política viene dado por la tipología de los políticos actuales? Difícil creerlo, porque también ha habido políticos ya jubilados que se cubrieron "de gloria". Y con sus sonados honores nos dejaron.

Quizás el tema sería si hay algún tipo de interés específico por parte de alguien dentro o fuera del sistema en desprestigiar la democracia y el estado de derecho a través de la destrucción de los representantes públicos escogidos por sufragio universal. La destrucción de la clase, a veces casta) política puede ser la antesala a la destrucción de la democracia al menos tal y como la entendemos. Cuidado David, este aire fresco y limpio que es la CUP (de la cual conozco el ingente trabajo realizado desde hace ya bastante tiempo en Osona, por citar un ejemplo) no debe eximiros de que vuestro discurso de compromiso sea mal utilizado con el objetivo de destruir el concepto de democracia. Sí David la democracia son los raíles del progreso, de la vivencia y convivencia de y entre las personas. El problema es el tren descontrolado, pervertido, con la posibilidad que descarrile. En las antípodas de la democracia, como nos mostró trágicamente el siglo pasado, está Auschwitz y el Gulag.

Creo que alguien está saboteando la democracia, evidentemente con la imprescindible colaboración de algunos políticos, juristas, gobiernos, empresarios y el cuarto poder. Pero no olvidemos que pasaba cuando no teníamos este sistema ahora en entredicho, ahora descarrilado. Conservemos los raíles, recuperemos el tren, las generaciones venideras nos lo agradecerán.

La corrupción no es el sistema, corrupción no es Democracia.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil