viernes, 20 de abril de 2018 01:22
Sociedad

The Guardian pone al embalse de Buendía como ejemplo de la próxima crisis del agua

|

Embalse de Buendu00eda


La disminución de los embalses en España, Marruecos, India e Irak podría desencadenar la próxima crisis de agua, según los desarrolladores de un sistema de alerta temprana por satélite para 500.000 presas  y embalses del mundo.


Ciudad del Cabo ocupó recientemente los titulares mundiales al poner en marcha una cuenta atrás para el día en que se cortaran los grifos a millones de residentes como resultado de una sequía de tres años. Medidas drásticas de conservación han impedido ese momento en Sudáfrica, pero muchos otros países se enfrentan a riesgos similares debido al aumento de la demanda, la mala gestión y el cambio climático, según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).


La organización ambiental con sede en Estados Unidos está trabajando con Deltares, el gobierno holandés y otros socios para construir un sistema de alerta temprana sobre el agua y la seguridad con el objetivo de anticipar la inestabilidad social, los daños económicos y la migración transfronteriza. A finales de este año se prevé la puesta en marcha de un prototipo, pero este miércoles 11 de abril se ha presentado una instantánea que ha puesto de relieve cuatro de los embalses más afectados y los riesgos potenciales.


Según publica 'The Guardian', el mayor descenso es el del segundo mayor embalse de Marruecos, Al Massira, que se ha reducido en un 60% en tres años debido a la sequía recurrente, la expansión del regadío y la creciente sed de ciudades vecinas como Casablanca. A pesar de las lluvias recientes, el WRI ha señalado que el agua se encuentra ahora en su nivel más bajo en una década. La última vez que la represa estuvo tan agotada, la producción de granos se redujo a la mitad y más de 700.000 personas se vieron afectadas. La presión sobre esta fuente de agua aumentará a finales de este año, cuando un nuevo proyecto de transferencia de agua la conecte con la ciudad de Marrakech.


En Iraq, la presa de Mosul ha sufrido un declive más prolongado, pero también ha descendido un 60% desde su punto máximo en la década de 1990 como resultado de las escasas precipitaciones y de la competencia de la demanda de los proyectos hidroeléctricos turcos aguas arriba en el Tigris y el Éufrates. Al igual que en Siria y, cada vez más, en Iraq, la escasez de agua ha agravado el conflicto y ha impulsado el traslado de personas del campo.


También se han observado tensiones en la India por las asignaciones de agua para dos embalses conectados por el río Narmada. Las escasas lluvias del año pasado dejaron la presa aguas arriba de Indira Sagar un tercio por debajo de su promedio estacional. Cuando parte de este déficit se trasladó al embalse Sardar Sarovar aguas abajo, causó un alboroto porque este último es un suministro de agua potable para 30 millones de personas. El mes pasado, el gobierno del estado de Gujarat detuvo el riego y pidió a los agricultores que no sembraran cultivos.


Los riesgos sociales son menores en los países industrializados, que dependen menos de la agricultura y son más resistentes económicamente. España ha sufrido una grave sequía que ha contribuido a una reducción del 60% de la superficie del embalse de Buendía en los últimos cinco años. Esto ha afectado la generación de energía hidroeléctrica y ha hecho subir los precios de la electricidad, pero los efectos en cadena en la agricultura se ven limitados por la contribución relativamente pequeña (3%) de la agricultura al PIB de la nación.



Las cuatro presas se encuentran en las latitudes medias, las bandas geográficas a ambos lados de los trópicos, donde se espera que el cambio climático haga que las sequías sean más frecuentes y prolongadas. A medida que se exploren más reservorios en los próximos meses y años, el WRI espera que surjan más casos.


"Estos cuatro podrían ser un presagio de lo que vendrá", dijo Charles Iceland del WRI. "Hay un montón de Ciudades del Cabo potenciales en construcción. Las cosas sólo empeorarán globalmente, a medida que la demanda de agua aumente y los efectos del cambio climático comiencen a sentirse".


Gennadii Donchyts, investigador principal de Deltares, dijo que el servicio de monitoreo de yacimientos crecerá constantemente a medida que se agregue información de los satélites de la NASA y la Agencia Espacial Europea que proporcionan resoluciones de entre 10 y 30 metros diariamente. Los petabytes de datos se analizan utilizando el motor Google Earth y algoritmos para compensar los períodos en los que partes de la superficie están cubiertas por nubes.

relacionada Año de sequía "dramático" para el campo en España
relacionada España no asiste a la Cumbre de ONU contra la desertificación a pesar de la sequía

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil