lunes, 22 de octubre de 2018 13:37
Opinión

​CALAF Y LAS PALABRAS HELADAS DE "MESTRES"

Miquel Escudero
Miquel Escudero

Apelu2022les Mestres


Nacido en 1854, Apel·les Mestres es un tipo escasamente conocido entre nosotros, fue un personaje polifacético que escribió versos y prosa. Hasta que cayó enfermo de la vista, en 1912, Mestres llegó a hacer unos 40.000 dibujos e ilustró las ‘Novelas Ejemplares’ de Cervantes, los ‘Episodios Nacionales’ de Galdós y los ‘Cuentos’ de Andersen, entre otras obras. Fue también caricaturista y hacia el final de su vida escribió algunas piezas musicales. Murió en la cama el 19 de julio de 1936, pocas horas después del golpe de Estado que dio origen a nuestra incivil guerra. 


Se cuenta que al saber del Alzamiento y a punto de entregar su alma, dijo con humor amargo: "Vertaderament, avui ens anirem tots a fer punyetes".


Os voy a señalar un escrito de 1895 sobre tradiciones. Calaf, la capital de la Segarra, comarca catalana, tiene un mercado que era de los más importantes del Principado. "Calaf es un país frío, tan frío que sus inviernos se consideran de los más rigurosos" (nótese el empleo geográfico del término país). Una vez, explicaba Apel·les Mestres, sobrevino "una helada tan horrorosa que las palabras se helaban al salir de los labios". Era sábado, con toda la plaza llena de ganado y de compradores, todo el mundo trataba, pedía y ofrecía, pero no se oía nada: "i com havia de sentir-se si, com vos dic, al moment de brotar se glaçaven les paraules!".


Pero el día fue avanzando, tomó fuerza el Sol y al final, a eso del mediodía, comenzó el deshielo. Así como se fue deshelando el agua, se fueron deshelando las palabras, todas las palabras que durante aquella mañana habían ido helándose en la plaza. "Ah, ¡fillets de Déu!, ¿vos l’imagineu el rebombori que es produí de cop i volta? Quant d’aquest matxo?; ¡compreu-me aquest porc!, ¡tres unces!; ¡vint-i-quatre dobles!; ¡aquest parell de bous queda per a mí!; ja vos el podeu mirar per tots els cantons; ¡set unces!; ¿no tira pas coces?; ni mitja".


Es decir, que entre las palabras que se deshelaban y los gritos de quienes querían hablar y no podían hacerse oír resultó tal guirigay y confusión que no hubo manera de hacerse oír. "Según unos, el mercado de Calaf acabó a garrotazos; según otros, huyendo todo el mundo con las manos en los oídos". Estas páginas de nuestro autor, un ‘modernista’ alegre y directo, rompen todo hielo…


'Calaf y las palabras heladas de Mestres' fue publicado originalmente en catalunyapress.es.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil