martes, 23 de abril de 2019 16:04
Sociedad

Los glaciares de la Antártida Oriental se derriten a mayor velocidad de la esperada

|

Hielo de la Antártida


Un grupo de glaciares que abarcan una octava parte de la costa este de la Antártida se están derritiendo por el calentamiento de los mares, según han descubierto los científicos.


Esta región antártica almacena una gran cantidad de hielo que, de perderse, elevaría a largo plazo el nivel mundial del mar en decenas de metros y ahogaría los asentamientos costeros en todo el mundo.


La congelación de las temperaturas hizo que la región de la Antártida Oriental se considerara hasta hace poco como muy estable, pero la investigación indica que la zona está siendo afectada por el cambio climático.


Se sabía que el vasto glaciar Totten estaba retrocediendo, pero el nuevo análisis muestra que los glaciares cercanos en el área de la Antártida Oriental también están perdiendo hielo.


Al este de Totten, en la bahía de Vincennes, la altura de los glaciares ha descendido unos tres metros en total desde 2008, antes de que no se registrara ninguna pérdida.


Al oeste de Totten, en Wilkes Land, el ritmo de pérdida de altura se ha duplicado desde 2009, con una pérdida de altura de los glaciares de unos dos metros y medio hasta la fecha.


Los datos provienen de mapas detallados de la velocidad y altura del movimiento del hielo creados por la NASA a partir de información satelital.


Grupo de glaciares al este de la Antu00e1rtida se estu00e1n derritiendo

Un grupo de cuatro glaciares en un área de la Antártida Oriental llamada Vincennes Bay, al oeste del masivo Glaciar Totten, han bajado su altura superficial unos 9 pies desde 2008, lo que indica cambios generalizados en el océano. Los datos utilizados para este mapa son una versión temprana del proyecto NASA MEaSUREs ITS_LIVE y fueron producidos por Alex Gardner, NASA-JPL. Fotografía: NASA Earth Observatory/Joshua Stevens


Alex Gardner, glaciólogo del laboratorio de propulsión a chorro de la NASA en Pasadena, California, dijo: "El cambio no parece aleatorio, parece sistemático. Esto alude a las influencias subyacentes del océano que han sido increíblemente fuertes en la Antártida Occidental. Ahora podríamos estar encontrando vínculos claros del océano que empiezan a influir en la Antártida Oriental".


El hielo en la Antártida Occidental ya está en serio retroceso, y los científicos informan que en los últimos años se ha triplicado la aceleración, lo que significa que está desapareciendo más rápidamente que en ningún otro momento registrado anteriormente.


En abril, los investigadores descubrieron que el derretimiento oculto bajo la superficie del océano también estaba aumentando, poniendo a la Antártida en camino de superar a Groenlandia como el mayor contribuyente al aumento del nivel del mar.


Sin grandes reducciones en las emisiones de carbono, el derretimiento continuará durante miles de años.

Catherine Walker, en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Maryland, utilizó mediciones de temperatura oceánica de focas que habían sido marcadas con sensores, así como modelos computarizados, para mostrar que el calor entregado a los glaciares en Wilkes Land y Vincennes Bay había aumentado. Se cree que los cambios en los vientos y la extensión del hielo marino han alterado las corrientes.


Veocidad de deshielo de los glaciares de la NASA

Este mapa muestra el flujo de la capa de hielo antártica medido a partir del seguimiento de sutiles características de la superficie a través de millones de pares de imágenes repetidas Landsat. El "agujero del donut" marca la latitud máxima visible por los satélites Landsat. Los datos utilizados para este mapa son una versión temprana del proyecto NASA MEaSUREs ITS_LIVE y fueron producidos por Alex Gardner, NASA-JPL. Fotografía: NASA Earth Observatory/Joshua Stevens


La Antártida Oriental es extremadamente remota y relativamente poco estudiada. Lo que suceda con los glaciares dependerá de la exposición al agua más caliente que tengan, y eso depende de la forma de la tierra bajo ellos y del fondo marino que tengan por delante.


"Hay que prestar más atención a estos glaciares", dijo Gardner. "Necesitamos mapear mejor la topografía y la batimetría. Sólo entonces podremos ser más concluyentes a la hora de determinar si estos glaciares entrarán en una fase de retroceso rápido o se estabilizarán".


El descubrimiento podría significar un aumento del nivel del mar mucho más alto de lo previsto, dijo Chris Fogwill, profesor de la Universidad de Keele en Inglaterra, que no formaba parte de la investigación de la NASA.


"El hallazgo tiene repercusiones muy graves en el cambio climático y, en particular, en el aumento del nivel del mar. Tiene el potencial de significar que nuestras proyecciones del nivel del mar podrían ser[en] un orden de magnitud más alto de lo que estamos anticipando".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil