miércoles, 5 de agosto de 2020 20:38
Opinión

UN DÍA PARA CELEBRAR LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Ya sabemos que las modas duran un tiempo, que después pasan más o menos rápidas dependiendo de los intereses de los sectores que afecten. Dicen que la vida es así, pero yo creo sinceramente que hacen que sea así.


Fachada del Tribunal Constitucional.




Este vienes se cumple 41 años de la Constitución Española, sin que las instituciones, organismos fundaciones hayan puesto especial atención a la misma, después de la que está cayendo, o ¿quizás por la que está cayendo?. Se debe ser valiente y defenderla sin complejos, sin miedo a ser tachados de retrógrados, antiguos o lo que se les ocurra a esos que se erigen en los más demócratas y avanzados de la historia de España, como si solo ellos fueran los verdaderos demócratas, faltaría más.


La Constitución, como otras normas, y leyes no son la tablas de Moisés cuyos textos son inamovibles por ser la palabra de Dios, tampoco son un clínex de usar y tirar, como pretenden hacernos creer algunos, porque dicen no haberla votado, como si todo lo que no  hacen ellos, no tenga validez. Menuda estupidez más grande.


No hay que olvidar que la Constitución Española se hizo en un momento del país histórico, donde se pasó de una dictadura a una democracia, y donde los españoles estaban llamados a la reconciliación después de la dramática guerra civil. Eso fué posible gracias a la generosidad de todas las fuerzas políticas que renunciaron a sus ideologías y proyectos en pro del bien común y fue aprobada por una abrumadora mayoría, hecho que algunos se olvidan con demasiada facilidad.


Que la Constitución Española es un texto vivo, tampoco hay que olvidarlo, y como tal susceptible de cambios, con el consenso necesario. Modificar los artículos que se considere, actualizarla, debería ser algo normal, pero lo que no es de recibo es cargársela de un plumazo como si fuera papel mojado. El respeto a la misma y a todas aquellas personas que fueron capaces de un consenso total, con una mirada larga y generosa, debería ser lo más normal del mundo, lo que ocurre es que el concepto normalidad no significa lo mismo para todos.


La situación actual, con las movidas independentistas y las actuaciones de algunos políticos y dirigentes, quieren hacernos creer otra cosa muy diferente. La Carta Magna está hoy más vigente que nunca dada la situación actual y es la que garantiza la democracia española.


La celebración de este día es más necesaria que nunca, por mucho que algunos políticos estén pasando de puntillas, para no molestar a los que se la quieren cargar en aras de un silogismo engañoso.



Así que, sin complejos este día de la Constitución hay que celebrarlo sin complejos, aunque a algunos se les atraganten.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil