miércoles, 5 de agosto de 2020 21:32
Sociedad

El acusado del asesinato de Marta Calvo estaba en libertad provisional

|

El presunto autor de la muerte de Marta Calvo, el narcotraficante colombiano Jorge Ignacio P. J., salió en 2018 de prisión y se encontraba en libertad provisional cuando desapareció la joven.


El delincuente habitual afincado entonces en Gandia ingresó en la cárcel en octubre de 2017 y fue juzgado un año después por la Audiencia Provincial de Navarra por trasladar un alijo de cocaína desde Valencia a Pamplona. En la sentencia quedó probado que Jorge Ignacio P. contactó con otro narcotraficante colombiano, para suministrarle cocaína de gran pureza que luego iba a adulterar  en la localidad navarra de Orkoien.


ASESINOMARTA


Jorge P. J y Marta Calvo.


Durante el juicio, Jorge Ignacio admitió que la droga aprehendida en el piso era suya y la abogada que defendió al narco afincado en Gandia pidió al tribunal que le aplicara la atenuante de toxicomanía, con lo que hubiera conseguido una rebaja de su condena de prisión, y para ello aportó un documento de un centro de tratamiento de conductas adictivas de Valencia, pero los magistrados no tuvieron en cuenta la solicitud de la letrada al considerar que no había afectación de las facultades del acusado en el momento que ocurrieron los hechos delictivos.


Tras ser condenado a tres años y tres meses de prisión en junio de 2018 por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, la abogada del procesado recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo. 


Tras obtener la libertad provisional en 2018, Jorge Ignacio P. regresó a Valencia y la Guardia Civil sospecha que volvió a traficar con cocaína, motivo por el cual su nombre no figuraba en los contratos de alquiler de las dos casas donde residía en Manuel y l'Olleria. Otro indicio de que podría haber reanudado sus actividades ilícitas fue su acción de mentir a la Policía Local cuando facilitó la dirección de su antiguo domicilio en Gandia, concretamente la plaza del Ejército Español, al ser identificado en abril de este año en un control rutinario en un control en la calle de San Pío V de Valencia.


La policía reconoció a Jorge Ignacio P., el último cliente de una prostituta que murió tras consumir cocaína y sufrir convulsiones, al ver su rostro en un vídeo grabado en una casa de citas de Ruzafa. El delincuente, que llevaba tres móviles y 7.000 euros en efectivo, no fue arrestado al no tener ninguna orden de detención.


EL ACUSADO ALEGA QUE MARTA MURIÓ MIENTRAS MANTENÍAN RELACIONES SEXUALES


Jorge Ignacio Palma, el exconvicto colombiano detenido por la muerte de Marta Calvo, ha declarado a los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que la joven valenciana murió mientras ambos mantenían una extraña relación sexual en la que emplearon cocaína.


Confesó este 4 de diciembre de 2019, tras haberse entregado en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad de Carcaixent, que desmembró el cuerpo de Marta, que falleció la misma noche del 7 de noviembre, y lo arrojó por distintos contenedores.


En el historial de Jorge Ignacio Palma figura un episodio que los investigadores consideran que puede ser relevante para ayudar a esclarecer las circunstancias en las que se produjo la muerte de Marta Calvo. Fue el pasado mes de abril en un prostíbulo del barrio valenciano de Ruzafa. El exconvicto colombiano fue el último cliente de una meretriz que entró en coma y murió días más tarde en una hospital de la capital del Turia.


La autopsia determinó que la joven falleció por el consumo de drogas. En concreto se encontraron restos de cocaína en la mucosa vaginal. Jorge Ignacio abandonó la casa de citas cuando la prostituta comenzó a convulsion.




relacionada El principal sospechoso de la desaparición de Marta Calvo confiesa que la descuartizó

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil