sábado, 26 de septiembre de 2020 22:24
Internacional

​El Reino Unido endurece la entrada a los migrantes: exigirá hablar inglés y una oferta de trabajo o estudios

|

Boris johnson en el parlamento


Los inmigrantes que quieran acudir a trabajar o estudiar al Reino Unido lo tendrán más difícil a partir de 2021. Deberán acreditar un nivel de inglés suficiente y tendrán preferencia aquellos que tengan una oferta de empleo o académica.


El Ejecutivo británico espera aprobar la nueva ley de inmigración en los próximos meses, en la que no se incluye la posibilidad de dar permisos de trabajo a personas “poco cualificadas” o para “empleo temporal”.


”Durante demasiado tiempo, un sistema migratorio distorsionado por la libertad de movimientos europea ha fallado a la hora de cumplir con las necesidades de los británicos. Nuestra propuesta va a cambiar todo esto”, señala este miércoles 19 de febrero el Gobierno liderado por Boris Johnson.


”Necesitamos cambiar el foco de nuestra economía para que deje de asentarse sobre la mano de obra barata de Europa y concentrarnos, en cambio, en invertir en tecnología y automoción. Los empleados deberán adaptarse”.


El proyecto de ley indica que los ciudadanos europeos serán tratados igual que los del resto del mundo. La prioridad máxima será la de dar entrada a “las personas más cualificadas y con mayor talento”, como ingenieros, académicos o científicos.


Además, las ofertas de empleo que permitan la entrada en el Reino Unido deben garantizar un salario superior a las 25.600 libras al año (30.800 euros).


La ministra de Interior, Priti Patel, califica el nuevo sistema de control migratorio británico de “emocionante” y dice que permitirá al país “retomar el control “de su política migratoria “por primera vez en décadas”.


”Eso significa que tendremos un sistema global que no discriminará entre los ciudadanos europeos y no europeos, y significará básicamente que los mejores y los más brillantes podrán venir al Reino Unido y traer aquí su talento, que reconoceremos con un sistema de puntos”.


SISTEMA DE PUNTOS


El nuevo sistema migratorio contempla un modelo similar al de Australia, en el que los migrantes que quieran acceder al territorio nacional para trabajar o estudiar deberán superar un umbral determinado de puntos en base a diferentes criterios como el nivel de inglés,  la oferta de trabajo o estudios y otras condiciones que dependerán de la situación del mercado laboral. 


Con el nuevo sistema, los solicitantes deben cumplir requisitos que garanticen un mínimo de 70 puntos, como hablar bien el inglés (10 puntos), tener una oferta de trabajo (20 puntos) o, como mínimo, un título académico de 12º año o superior (20 puntos).


La oferta de trabajo debe garantizar un salario mínimo de 25.600 libras esterlinas (20 puntos) o menos, 20.480 libras esterlinas (24.700 euros), para los trabajos con escasez de mano de obra, como la enfermería o si los candidatos tienen un doctorado.


El Gobierno acepta normas específicas para determinados sectores, como la investigación científica o la agricultura, y hoy en día ha cuadruplicado el número de trabajadores temporeros autorizados, de 2.500 a 10.000, que pueden ser contratados por las empresas agroalimentarias en un sistema paralelo.


El nuevo sistema de puntos de inmigración se aplicará a principios de 2021, cuando finalice el período de transición tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que amplió la libertad de circulación europea hasta finales de diciembre.


En la actualidad, más de tres millones de ciudadanos de la UE viven en el Reino Unido, cientos de miles de los cuales trabajan en sectores como la agricultura, la salud y los restaurantes con salarios relativamente bajos.


Los empleadores de estas industrias temen una escasez de trabajadores debido a las normas de inmigración más estrictas. La Asociación de Atención Domiciliaria del Reino Unido ha calificado de "irresponsable" la falta de disposiciones para los trabajadores inmigrantes mal pagados en las propuestas.

"El recorte de la oferta de profesionales en tratamiento en el marco de un nuevo sistema de migración abrirá el camino a más personas que esperan innecesariamente en el hospital o que quedan desatendidas", dice.


La representante del Partido Laborista, Diane Abbott, señala los "defectos" del nuevo sistema porque "tendrá que tener tantas exenciones para el servicio nacional de salud, para la asistencia social y para muchas partes del sector privado que ya no tendrá sentido".


Para los demócratas liberales, Christine Jardine dice que las propuestas están "basadas en la xenofobia, no en las necesidades sociales y económicas de nuestro país" y destacó el corto plazo de diez meses para que las empresas y organismos se adapten.

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil