martes, 2 de junio de 2020 20:24
Ciencia e investigación

Una científica catalana ayuda a encontrar un tratamiento para engañar al coronavirus

|

Cada día los españoles salen a sus balcones a las ocho de la tarde para aplaudir el trabajo de los sanitarios. Son la parte más visible de la lucha contra el coronavirus, los que ponen en riesgo sus vidas para que los enfermos puedan recibir el mejor tratamiento posible. Sin embargo, como en cualquier guerra, para ganar se necesita mucho más que soldados. 


DfeVXuoXkAA4LzL


Es el caso de Núria Montserrat, una investigadora del Institute of Bioengineering of Catalonia que antes de la llegada del coronavirus estaba estudiando cómo imprimir tejido humano en 3-D. La rápida expansión del Covid-19 ha provocado que la comunidad científica, casi al completo, se centre en encontrar algún tipo de remedio para frenarlo. Todo el mundo habla de dos vías: los antiretrovirales, que impiden que un virus se replique una vez que ya ha entrado en las células; o la vacuna, que inmunizaría a la población. Pero el equipo liderado por Montserrat ha abierto una tercera vía: engañar al virus. 


Muchas farmacéuticas están probando medicamentos conocidos, ya que crear un fármaco desde cero alargaría sustancialmente el tiempo de espera. Una de ellas, la austríaca Apeiron Biologics, dispone de un fármaco ya desarrollado contra el primo hermano del Covid-19, el SARS, y entendieron que podría ser efectivo para tratar este nuevo virus. 


Sin embargo, les faltaba probar si su teoría era cierta, y aquí es donde ha entrado el equipo de Núria Montserrat. "En la investigación básica, a veces hacen falta modelos para poder testar hipótesis", explica la investigadora, que en las últimas semanas ha estado creando miniriñones con su impresora 3D para infectarlos con el virus y ver si el medicamento de Apeiron Biologics, llamado APN01, funciona contra el Covid-19. 


Las noticias no pueden ser más positivas, ya que el medicamento ha resultado ser eficaz en los órganos artificiales creados por Montserrat. Se trata de un fármaco revolucionario que no impide que el virus se reproduzca, ni crea inmunidad, simplemente lo engaña. "El APN01 es una proteína que se parece mucho a una que tenemos en el cuerpo (y por la que entra el virus)", explica la investigadora. 


"El Covid-19, al entrar, encuentra algo que se parece mucho a lo que él se engancharía y entonces no utiliza nuestra puerta endógena para infectar. De alguna manera es como si encontrase una pared falsa que atenúa el virus y reduce su infectividad", señala. Es decir, lo que pretende el equipo de Núria Montserrat es engañar al virus: poner un señuelo para que pique y no entre en nuestro organismo.


Aún es pronto para saber si el tratamiento será efectivo en humanos, pero de momento ha funcionado en órganos artificiales. Además, desde el lunes se ha empezado a probar en pacientes de diez hospitales de Austria, Dinamarca y Alemania. Sin embargo, los tiempos para testar el fármaco son largos, y "siendo optimistas, a finales de junio podríamos empezar a saber si es efectivo para el tratamiento contra el Covid-19", afirma Montserrat.






relacionada Un estudio revela que el calor no parará el coronavirus
relacionada ​El nuevo coronavirus es más contagioso que el SARS y el MERS

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil