sábado, 31 de octubre de 2020 20:06
Opinión

“QUIEN HUYE DE LAS OBLIGACIONES ES UN DESERTOR”

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

En campaña, los cabezas de cartel predican las bondades de sus programas electorales que afirman ser los mejores para la ciudadanía. Después resulta que esas propuestas no se suelen cumplir.


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante la rueda de prensa presencial y telemática, en Barcelona, Catalunya, (España), a 18 de septiembre de 2020.



Los líderes políticos suelen hablar para convencer a sus votantes y de paso quitar votos a sus adversarios. Esas son las estrategias electorales que diseñan las cabezas pensantes de cada formación.


Cuando se sientan a gobernar porque han ganado o han conseguido pactar con otros partidos, en su primer discurso afirman que gobernarán para todos los ciudadanos, los hayan votado o no. Afirmación que no se cumple. “Gobernar es la responsabilidad de armonizar los intereses en una sociedad para el bien de todos” decía el expresidente argentino Fernando de la Rúa.


Gobernar es servir, explica la teoría política .La práctica es que los demás han de servirles a ellos porque ostentan el poder . Felipe González dijo una vez: “Al gobernar aprendí a pasar de la ética de los principios a la ética de las responsabilidades”, una manera de expresar que quiere gobernar para toda la ciudadanía. Para mandar hacen falta cuatro cosas: sabiduría, honradez, coherencia y un alto concepto de la justicia.


Para no ir más lejos, en la Plaza de San Jaume, se encuentra la sede del gobierno de Catalunya, enfrente, el gobierno municipal de Barcelona. Las dos instituciones se han saltado el principio de “gobernar para todos “, hace ya unos cuantos años. Desde el gobierno de Artur Más, intensificado por Puigdemont y Torra, estos presidentes y sus respectivos gobiernos han gobernado solo para los suyos. El resto de la ciudadanía se ha visto sola en su defensa, además de ser calificados de malos catalanes. El no llevar el lazo amarillo es sinónimo de no querer a Catalunya. El discurso único, la simbología indepentista lleva parejo el de ser un buen patriota, un hecho que ha marcado un antes y un después en la sociedad catalana.


En el ayuntamiento, su alcaldesa, Ada Colau, ha defendido lo que la mayoría de sus votantes rechazan. ¿Para eso la han votado? --dice más de uno--. Pero también en contra de lo que piensan la mayoría de la ciudadanía que no la ha votado.


Los representantes de estas dos instituciones siempre se han otorgado el sentir de la ciudadanía, como si esta pensara igual que ellos. Eso se debe a que hay personas que se callan; otras que tienen intereses; y un tercer grupo que pasa de la política y lo justifica diciendo “al final todos los políticos son iguales”. También hay que tener en cuenta que hay gente a los que se les soborna con el nivel de vida para que no paren a pensar por dónde anda el nivel de su vida.


Gobernar para todos significa hacer cosas que no gustan, entra en sus sueldos. Hace tan solo unas horas la Alcaldesa Colau, después de que lo hiciera el presidente en funciones, Pere Aragonés, ha manifestado su intención de no asistir a los actos de este viernes a los que asista el Rey, que viene acompañado del presidente del gobierno Pedro Sánchez. La excusa son los escándalos de la Casa Real. El presidente de Parlament va más allá y dice que el Rey no es bienvenido a Catalunya, como si Catalunya fuera su finca particular y todos fueran uniformados de independentistas. Es realmente incomprensible que estos políticos se erijan con el sentir de todas y todos. Es una actitud desafortunada que degrada las instituciones que representan.


Escribía Muñoz Molina en uno de sus artículos que” los políticos viven tan encerrados en sus intereses que no tienen capacidad de dirigirse con generosidad y elocuencia al común de la ciudadanía que representan y de la que viven; hablan en público y solo les hablan a los suyos; por perjudicar al adversario son capaces de sabotear lo que sería beneficioso para la mayoría". Hay una frase de Marco Aurelio que retrata estas actitudes incomprensibles de los gobernantes: “Quien huye de las obligaciones sociales es un desertor”.


La actitud de la alcaldesa Colau de no estar con el Rey forma parte de esa campaña iniciada por su compañero Pablo Iglesias y su pandilla de acoso y derribo a la Monarquía vendiendo una república-- ¿Bananera?-- para tapar todos los escándalos que tienen encima.


Mientras Colau y su troupe: Pisarello, Asens y los que viven de sus cargos de concejales, asesores etc., les hacen el coro para ocultar también los desastres, enchufes y contratos a dedo que vienen realizando . Para que vean que no les digo algo que no es , les dejamos una de las “biblias” de los Comunes que se titula “Gobernar obedeciendo. Código de ética política y podrán comprobar” donde se muestra la diferencia entre lo que dicen y lo que hacen (enlace).


Como decía Oriana Fallaci “No se puede gobernar, no se puede administrar, con una ignorante”.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil