domingo, 5 de diciembre de 2021 05:21
Portada

Los hospitales de los países europeos están al borde del colapso

|

Europa está inmersa en la segunda ola del coronavirus. Los hospitales vuelven a estar desbordados, y las unidades de cuidados intensivos se están llenando rápidamente. Parece que, a pesar de los esfuerzos de algunos países en equipos y médicos, el virus se propaga tan rápido que es muy difícil frenarlo. Alemania podría llegar a su capacidad límite en diciembre, mientras que en Francia y Suiza el colapso se podría producir en noviembre y en Bélgica, a finales de esta semana. 


Entrada al Centro Comercial Las Arenas en Barcelona, Catalunya (España), a 29 de octubre de 2020. El Gobierno de la Generalitat ha anunciado hoy nuevas medidas para combatir el coronavirus. Entre ell


Alemania, la nación con mejores recursos de Europa, corre el riesgo de verse sobrepasada incluso a pesar de haber cuadriplicado sus camas de UCI durante el verano. Bélgica, que había duplicado su capacidad de cuidados intensivos, se está preparando ahora para tomar decisiones sobre quiénes son los pacientes que deben tener prioridad. 


"Esta enorme capacidad que hemos construido dio una falsa impresión de seguridad. Dio un colchón más alto, pero en última instancia solo representa una semana cuando estás en una fase exponencial", explicó Emmanuel André, un virólogo belga que ha asesorado al gobierno sobre la pandemia y ha criticado amargamente a los líderes por actuar con demasiada lentitud. "Si miras los números, tienes indicadores muy sólidos desde el principio de que las cosas van mal, pero solo al final las cosas explotan".


"Europa se encuentra una vez más en el epicentro de esta pandemia", dijo el jueves el director en Europa de la OMS, Hans Kluge. Y es que la semana pasada se notificaron 1,2 millones de casos en la Unión Europea, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia, y las muertes semanales aumentaron el doble. Con estos números, la ocupación de las UCI se duplicó desde la segunda semana de octubre. 


Si hace una semana la mitad de las camas de cuidados intensivos de Francia estaban ocupadas, esta semana ya son el 70% y hay más de 3500 pacientes con coronavirus. 


En Alemania, Angela Merkel advirtió que si los casos seguían aumentando al mismo ritmo llegarían a 19.200 casos a fines de diciembre. Pero al final en tan solo un mes se llegó a esa cifra, ya que los casos aumentaron un 173% en las dos últimas semanas. Los números están conduciendo "con mayor rapidez a una situación de emergencia aguda en nuestros hospitales", dijo Merkel en una conferencia de prensa. "No podemos permitir que esta rápida propagación del virus continúe abrumando nuestro sistema de salud".


En Gran Bretaña, las admisiones hospitalarias relacionadas con el coronavirus se han duplicado en dos semanas, y los principales asesores de salud pública han advertido que los hospitales podrían verse abrumados en seis semanas, por lo que Boris Johnson acabó anunciando un confinamiento del país. Sin un confinamiento, "los médicos y enfermeras podrían verse obligados a elegir qué pacientes tratar, quiénes vivirían y quiénes morirían", dijo Johnson el lunes. “El virus se está duplicando más rápido de lo que concebiblemente podemos asumir".


En Bélgica y los Países Bajos, la escasez de personal está llevando a los hogares de ancianos y hospitales a pedir a los médicos y enfermeras que sigan trabajando si han dado positivo por el virus y son asintomáticos, porque muchos otros trabajadores médicos están enfermos o en cuarentena.


La situación en Europa Central es especialmente grave. Polonia, República Checa y algunos de sus vecinos tienen menos recursos que los de los países más ricos del oeste, por lo que sus sistemas médicos no son tan fuertes. Además, los líderes no aprovecharon la disminución de casos del verano para crear capacidad para el otoño. 


En Polonia, por ejemplo, los casos se han duplicado en dos semanas y ahora las autoridades están construyendo un hospital de campaña de 1.200 camas en el Estadio Nacional de Varsovia.


En República Checa ha habido un gran cambio desde la primavera, cuando era uno de los países menos afectados de Europa. El primer ministro, Andrej Babis, explicó que, si no imponía una cuarentena -que finalmente anunció el 21 de octubre- el sistema de salud colapsaría entre el 7 y el 11 de noviembre.

relacionada Entidades sociales piden una mayor coordinación con las instituciones para frenar las consecuencias del Covid-19
relacionada El Govern descarta un confinamiento domiciliario con las UCIs catalanas a un 83% de ocupación

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil
CLABE